Desde el sector turístico esperan con mucha impaciencia los protocolos y medidas de seguridad, basados en desinfección continua y mantenimiento de la distancia social, para poder abrir cuanto antes.

Todo el tejido turístico, incluyendo 19 subsectores, está volcado desde este lunes para plantear soluciones. El de la restauración ha sido el primero en analizar medidas, prestando especial atención al problema del aforo.

Las medidas que se están proponiendo van desde mamparas instaladas entre mesas hasta establecer un tiempo limitado para sentarse a comer.

Los hoteles también preparan la desescalada con medidas como controles de temperatura a la entrada de los edificios y limpieza de manos y zapatos, para evitar la propagación en el interior de las instalaciones.

Una de las claves en las que trabajan es la de conseguir que los usuarios se sientan tranquilos: "Estamos preparando nuestros espacios para unas restricciones que transmitan confianza", apunta Jorge Llovet, propietario del Grupo Ramses.

Para alcanzar esa confianza, la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid desarrolla un protocolo para que los hoteles puedan acceder a un certificado al que han nombrado 'Hoteles COVID Free'.

Pero los restaurantes y los hoteles no son los únicos que participan en estas reuniones que se están llevando a cabo en todo tipo de alojamientos turísticos, y que incluyen también a espacios más abiertos y al aire libre como son los campings.

Tampoco se centra solo en España. El ministerio de Turismo lleva mes y medio buscando soluciones a nivel europeo, porque según la ministra Reyes Maroto "el primer pilar es contar con protocolos europeos dando una atención específica a aquellos territorios mas perjudicados por el virus".