CCOO y UGT señalaron este domingo que las recomendaciones contenidas en la guía elaborada por el Gobierno "siendo garantistas, son de difícil aplicación en la gran mayoría de centros de trabajo" y que, ante cualquier duda, se priorice la seguridad y no se retome la actividad.

En un comunicado conjunto, indicaron que los plazos para volver a la actividad y las condiciones no han sido acordadas con los sindicatos, sino que derivan de las autoridades sanitarias. Ambas centrales explicaron que la seguridad de los trabajadores no depende sólo de las condiciones en el puesto de trabajo, sino del desplazamiento al mismo, así como de los accesos.

"Estas cuestiones son difíciles de definir en las negociaciones entre empresas y sindicatos, y por ello las organizaciones sindicales estarán vigilantes a partir de mañana", indicaron. CCOO y UGT hicieron nuevamente un llamamiento para que las empresas y centros de trabajo que no estén en disposición de garantizar esas medidas de seguridad no reinicien su actividad.

Ambos sindicatos recordaron que las empresas deben adoptar las medidas organizativas y proveer de los medios necesarios para que los empleados puedan protegerse y garantizar la distancia interpersonal.

Los comités de empresa, los delegados de personal y de prevención de las empresas estarán atentos para garantizar esas condiciones, y en las empresas donde no haya representación sindical los empresarios tendrán que extremar las precauciones, seguir las guías (tanto generales elaboradas por el Gobierno como las sectoriales de los sindicatos) y garantizar la salud y seguridad. CCOO y UGT también pidieron que la Inspección de Trabajo y Seguridad Social extreme su control en esta fase.