"Se acabó el pedir perdón a los totalitarios por ser demócratas". Así resume Cayetana Álvarez de Toledo su respuesta al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, durante el bronco debate que se vivió en el Congreso de los Diputados, en el que dijo al líder de Unidas Podemos: "Usted es el hijo de un terrorista".

En una entrevista en ABC, Álvarez de Toledo espera que esa réplica "sirva como un punto de inflexión" para una derecha que cree que tiene "el síndrome de Estocolmo frente a la izquierda más radical". "Basta de que se arroguen la superioridad moral de decir quién puede y quién no puede hacer política", prosigue.

Cree que es la izquierda la que lleva "años en una escalada de agresión, deslegitimización y demonización de la derecha y de los demócratas". "El señor Iglesias defiende a Otegi, justifica a ETA, avala a los golpistas de Cataluña y luego nos da lecciones de democracia a los demás. Eso se acabó", avisa Álvarez de Toledo.

La portavoz cree que Iglesias es "un personaje clarísimamente vinculado" a una España "atávica, cuartelaria, autoritaria, un poco oscura, de macho ibérico" que, en América Latina, "tiene su proyección en la figura del caudillo".

Sobre su polémica respuesta a Iglesias, asevera que no insultó a Iglesias, sino que "recordó un hecho fáctico equiparable al hecho de ser marquesa". Cree que el vicepresidente segundo "trabaja contra el orden constitucional para consumar la obra ideológica de su padre y del FRAP: cargarse el orden democrático".