Las personas "correctamente vacunadas" contra el coronavirus en las residencias no serán consideradas 'contactos estrechos' en Cataluña aunque en su círculo cercano se detecte algún caso de COVID-19. Así lo ha anunciado este martes el secretario de Salud Pública catalán, Josep Maria Argimon, que ha destacado la importancia de esta decisión para las residencias de ancianos.

Con esta medida, ha explicado, se evitarán aislamientos en los centros residenciales y se podrá volver a una cierta normalidad en ellos, de tal forma que los internos puedan salir de los mismos sin necesidad de guardar cuarentena a su regreso.

De acuerdo con los datos ofrecidos por Argimon, el 94% de los residentes catalanes han recibido ya una dosis de la vacuna, mientras que un 88,8% tienen ya las dos dosis completas. Las residencias de Cataluña, ha apuntado, muestran una reducción del número de casos de COVID-19, así como de ingresados y fallecimientos.

A este respecto, el secretario de Salud Pública ha celebrado que en estos momentos el número de casos positivos en las residencias se sitúa en 42, la cifra más baja que observada hasta el momento, lo que ha calificado como una "muy buena noticia".

Piden vacunar con AstraZeneca hasta los 65 años

Por otra parte, Argimon ha anunciado que el Departamento de Salut ha pedido al Ministerio de Sanidad que amplíe el uso de la vacuna de Oxford y AstraZeneca hasta los 65 años, ya que actualmente solo se administra a personas de entre 18 y 55 años.

El secretario ha defendido que la reacción inmunológica "será la misma" con 55 que con 64 años y ha indicado que ya se ha enviado esta petición por escrito al departamento que dirige Carolina Darias. No obstante, ha descartado vacunar a mayores de 55 años al margen de la decisión del Ministerio.