Arranca una nueva semana de protestas en Cataluña con largas colas ante los principales juzgados catalanes, adonde han acudido numerosas personas para autoinculparse por los mismos delitos por los que fueron condenados los líderes del procés independentista, principalmente por sedición.

La actuación responde a una campaña de Òmnium Cultural, que ha llamado a autodenunciarse en señal de protesta por la sentencia del Tribunal Supremo. "Si manifestarnos, expresarse, movilizarnos y votar es condenable, todos nosotros somos culpables de este supuesto delito", ha escrito la organización en Twitter.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), por su parte, ha limitado la presentación de denuncias a un máximo de 25 en los juzgados de guardia de Tarragona, Girona y Lleida para evitar la saturación.

 

Por otra parte, los Mossos han efectuado registros en la AP7 a la altura de La Jonquera, donde varias unidades de la BRIMO se han desplegado para evitar un nuevo corte de la carretera, que por el momento no se ha producido.

Allí, los agentes han efectuado identificaciones e incautaciones de material en varios vehículos, incluyendo botes de spray inflamable, gasolina y gafas de protección, así como rodilleras, pasamontañas, colirio y varias herramientas, entre ellas una llave inglesa.

Los CDR, que han aclarado a través de Twitter que no han convocado el corte de la AP7, sí han llamado a rodear esta tarde la estación barcelonesa de Sants.