El Gobierno de Castilla-La Mancha ha decretado la reapertura del sector de la hostelería ante el descenso de casos por coronavirus en las últimas semanas. En este sentido, la Resolución de la Consejería de Sanidad de la región, que entra en vigor este viernes, ha contemplado una novedad con respecto al resto de territorios: los clientes de bares y restaurantes deberán presentar un código QR cada vez que entren a un local.

Se trata de la aplicación Ocio Responsable en Castilla-La Mancha, mediante la cual la Junta espera reforzar la trazabilidad de los contactos en estos lugares. Ahora bien, ¿cómo funciona está APP? En primer lugar, los propios ciudadanos deben acceder a un registro mediante el siguiente enlace. Para ello, basta con poner el nombre y apellidos, el DNI y el número de teléfono. Acto seguido, dicho código será recibido en el móvil vía SMS.

En el caso de los propietarios, deberán registrar su local en un enlace diferente. Una vez realizado el registro, también deben descargarse la app ‘Ocio Responsable en CLM” y acceder a ella mediante el usuario y contraseña que le ha creado la Junta. De este modo, cuando un cliente llegue a uno de estos establecimientos, se realizará la lectura del código QR y, en caso de que éste no lo tenga, los trabajadores del bar deberán indicarle cómo conseguirlo.

De esta manera, el ejecutivo regional espera reunir datos estadísticos más exactos sobre el índice de contagios en el ámbito de la hostelería. Junto con eso, las autoridades recalcan que los sistemas del Gobierno de Castilla-La Mancha respetarán la privacidad de los usuarios. Asimismo, insisten: esta aplicación es de uso obligatorio tanto por parte de los ciudadanos como de los dueños.

Más medidas

En la resolución de la Junta también se indican alguna normas a seguir por la hostelería: se prohíbe el consumo en barra en todos los bares, restaurantes y resto de establecimientos de hostelería. El aforo en espacios cerrados dedicados a esta actividad se reducirá a un tercio del máximo, mientras que distancia entre sillas y mesas debe ser de al menos 2 metros.

Los espacios al aire libre de bares y restaurantes reducirán su aforo al 50%, también se prohíbe añadir elementos móviles o fijos ajenos a la barra que puedan ampliar el número de clientes. Finalmente, todos los establecimientos deberán cerrar a las 21:00 horas.