La Junta de Castilla y León ha detectado dos brotes de coronavirus, ya controlados, en dos residencias privadas de Valladolid, en las que se han registrado 11 y cinco positivos respectivamente.

La propia consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha confirmado la ocurrido en una rueda de prensa, en la que ha hecho un llamamiento a la prudencia y ha insistido en mantener la distancia de seguridad.

También ha defendido que su consejería mantiene un protocolo muy activo respecto a las residencias, pero el virus "es muy difícil de detectar" en este tipo de pacientes.

Asimismo, la dirigente ha informado de un contagio en el Hospital Universitario Río Hortega, en la misma provincia, que ha obligado a aislar a dos profesionales sanitarios tras dar positivo.

Si bien, en la mañana de este martes la Junta de Castilla y León ha notificado 11 nuevos casos, tres en León, uno en Palencia, cuatro en Salamanca, uno en Segovia y dos en Soria, así como cuatro fallecimientos.

 

La Fiscalía de Castilla y León ya abrió diligencias penales para investigar la decisión de la Junta regional de no trasladar a los ancianos infectados por coronavirus en residencias a los hospitales de la comunidad para ser atendidos.

El organismo abrió esta investigación tras la denuncia de una asociación de pacientes de la comunidad en relación con una orden firmada por la Consejería de Servicios Sociales. Este documento indicaba que no se sacase a las personas mayores que viven en residencias de los centros, ni siquiera para derivarlos a los hospitales, en el periodo comprendido entre el 20 de marzo al 16 de abril de 2020, punto álgido de la pandemia.