Castilla y León deja la puerta abierta a pedir el confinamiento domiciliario. La consejera de Sanidad de la Junta, Verónica Cadsado, ha reconocido que "el confinamiento domiciliario es inevitable" ante las cifras actuales.

"Ese confinamiento va a existir porque es necesario que frenemos el virus, aunque se permita el trabajo, la educación y otros aspectos que no tuvimos en marzo, pero habrá que limitar las actividades no imprescindibles y estar en casa, lo vamos a tener que hacer", ha dicho en una entrevista a la CadenaSer, en la que también ha atribuido a la "fatiga pandémica" los incidentes violentos de Burgos y de León.

Casado pide también que sea ahora el Estado el que asuma el control porque "ya no tiene sentido que esté en manos de las comunidades". Pero el ministro de Sanidad, Salvador Illa, descarta por ahora el confinamiento en casa porque cree que con los instrumentos y medidas que hay ahora en marcha es suficiente.

"En marzo, de manera abrupta, se confinó y se metió a todo el mundo en casa. Se cerró. Es más, durante unos días se cerró totalmente la economía. Y nosotros entendemos que lo que hay que hacer es dar pasos de manera progresiva. Vamos introduciendo restricciones y el toque de queda, en sí mismo, es un camino hacia ese paso", ha explicado por su parte el presidente de la Junta.

La que ha ya dado el paso es Asturias, que ha pedido el confinamiento domiciliario durante 15 días, a lo que desde Sanidad, según asegura a laSexta, ya ha respondido. Ha trasladado a las autoridades del Principado que ese confinamiento no es posible a día de hoy.