La Junta de Castilla y León ha anunciado este lunes nuevas restricciones para contener el coronavirus en 21 municipios de la región, incluidas cinco capitales de provincia: el cierre de los locales de apuestas y del interior de la restauración. Medidas que entrarán en vigor este martes, 6 de abril.

En concreto, se suspenden todas las actividades de restauración en el interior de los establecimientos, con la excepción de los servicios de entrega a domicilio o de recogida en el local, así como de los restaurantes de hoteles y otros alojamientos turísticos.

Quedan asimismo exentos de esta suspensión los servicios de restauración de centros sociosanitarios y sociales -incluyendo comedores escolares-, así como aquellos integrados en centros de formación y trabajo, en gasolineras o centros de carga y descarga.

Por otra parte, a partir de este martes se suspende la apertura al público de los establecimientos y locales de juegos y apuestas. Ambas medidas entrarán en vigor a partir de las 00:00 horas del 6 de abril, por un periodo inicial de 14 días, hasta el 19 del mismo mes, aunque la Junta actualizará cada siete días los municipios afectados.

De momento, se verán afectadas las siguientes localidades: Burgos, Medina de Pomar, Briviesca y Miranda de Ebro (Burgos); Palencia, Cervera de Pisuerga, Aguilar de Campóo, Villamuriel de Cerrato y Venta de Baños (Palencia); Villablino y La Pola de Gordón (León); Villamayor, Santa Marta de Tormes y Carbajosa de la Sagrada (Salamanca); Segovia, Riaza y El Espinar (Segovia); Soria y Burgo de Osma (Soria); y Valladolid y Tudela de Duero (Valladolid)

El vicepresidente autonómico, Francisco Igea, ha precisado este lunes que los municipios afectados son aquellos con una incidencia acumulada superior a 150 casos de COVID-19 por 100.000 habitantes.