La Comunidad de Madrid ha confirmado tres nuevos casos de la nueva variante británica de coronavirus, con lo que el total asciende a nueve en la región. Además, se están estudiando al menos otros 30 posibles casos.

Así lo ha confirmado este sábado el viceconsejero de Salud Pública y Plan COVID, Antonio Zapatero, que ha indicado en rueda de prensa que "se ha elaborado un plan para la detección precoz de esta variante" para saber "exactamente" qué "porcentaje de transmisión" supone en la región.

La Consejería de Sanidad, que detectó cuatro primeros casos de la nueva variante el pasado 26 de diciembre y sumó dos más este martes, ha precisado en un comunicado que los primeros seis casos corresponden a pacientes que viajaron a Madrid desde el Reino Unido o personas con vínculo epidemiológico con estas.

No obstante, apunta la nota, se sigue estudiando si los tres últimos casos tienen un vínculo epidemiológico directo con el país británico.

Precisamente, Zapatero ha defendido hoy que es importante monitorizar esta variante, habida cuenta de que "todas las evidencias en el momento actual hablan en favor de su mayor nivel de transmisibilidad. "Estamos testando a personas bien que vengan de Reino Unido o que tengan antecedentes con personas que hayan estado en Reino Unido", ha detallado.

Además, de acuerdo con el viceconsejero, "se están haciendo muestreos en distintos hospitales para saber el porcentaje de transmisión de la cepa". Zapatero ha concluido recordando que "la mejor forma de combatir esta variante" y la que ya existía en nuestro país son las normas básicas de prevención: mascarilla, distancia, higiene de manos y ventilación.

Para la confirmación de la existencia de esta nueva variante de COVID-19 es necesario obtener su secuencia genómica, según ha recordado el Ejecutivo regional en su nota, en la que señala que los hospitales 12 de Octubre, Gregorio Marañón, La Paz y Ramón y Cajal disponen de la capacidad necesaria para verificar los casos.