Las alarmas suenan en Tenerife tras el anuncio de la investigación de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policia Nacional de una posible estafa multimillonaria. Se sospecha que el 'vacío' de dinero pueda rondar los cuatro millones —y quizás más— de euros. Medio centenar de denuncias han inundado a los cuerpos de investigación y los perfiles de los afectados varían entre ciudadanos comunes hasta políticos y deportistas de renombre en la isla.

Son varios los baloncestistas profesionales los que cayeron en la trampa. Junto con ellos hay al menos un exjugador del CD Tenerife en la lista de demandantes; sin embargo, los nombres permanecerán anónimos de acuerdo con la legislación. Otros deportistas tuvieron más suerte y lograron retirar sus capitales antes del desastre, como es el caso de un exjugador del CB Canarias. Se había enterado de que estaban utilizando su nombre para atraer más inversores —sin su permiso— por lo que sonaron las señales de alarma en su cabeza.

El caso incumbe al club de 'trading' Tradex Asset Management, que las investigaciones del tinerfeño 'Diario de Avisos' desvelaron que no es ninguna empresa. No está constituida como tal, sino que todo está a nombre del sospechoso, de iniciales M.D.D. y director ejecutivo del club. Sin embargo, tras ser enfrentado verbalmente por las presuntas víctimas, el hombre huyó de la isla hacia Madrid y su paradero final es desconocido.

Como fue adelantado anteriormente, no solo se han visto afectados algunos deportistas, hay un político que también se ha visto embarrado en la estafa, como es el caso de un concejal de la isla.

La Policía sospecha que se trata de una clásica estafa mediante esquema Ponzi o piramidal debido a los altos márgenes de beneficios prometidos. Para participar, había que hacer una inversión inicial de 5.000 euros que luego fue aumentada a 20.000. Y al principio, para captar clientes ofrecían 50% de beneficios, una cantidad increíble, y luego esta fue rebajada al 30%. Este sigue siendo un margen superior descomunal y que hizo que más de uno rechazara la oferta.

Y es que no solo hay figuras públicas en la lista de afectados, sino que los mismos empleados también sufren. Tienen que lidiar con una doble estafa: la de sus capitales en inversiones y la de los salarios sin cobrar. Los empleados se han quedado en ascuas tras la desaparición del jefe, lo cual ha causado que se quedaran sin paga de la noche a la mañana.