El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se moja en la polémica generada a raíz de la abstención de su partido en Ceuta que permitió que Santiago Abascal, líder de Vox, fuese declarado persona 'non grata' en la ciudad autónoma. Un hecho que ha provocado que Vox primero dijese que rompería las relaciones con el PP y después, tras retractarse, ha llevado a la formación de extrema derecha a registrar una propuesta para que la Asamblea de Ceuta revoque esa declaración.

Asegura Casado que su partido "nunca ha levantado cordones sanitarios, ni ha demonizado a ningún político democrático" y que lo que defiende es "una política responsable y de Estado" en los asuntos de calado. Este mensaje lo ha lanzado el líder de los 'populares' em su intervención telemática en el seminario virtual "El centro derecha ante la amenaza populista".

Pero lo ha hecho sin referirse explícitamente a Abascal y sin anticipar qué hará su partido ante la propuesta registrada ahora por Vox en la Asamblea ceutí de revocar la declaración de Abascal como persona 'non grata'.

Lo cierto es que tras la decisión del PP de Ceuta de abstenerse en la votación, algunos miembros de la dirección nacional del PP han discrepado de la postura adoptada. El propio presidente de la ciudad autónoma de Ceuta, Juan Jesús Vivas, reconoció en una entrevista en Más Vale Tarde que su postura no fue consensuada con la dirección del partido, fue al margen de Génova, aunque sí insiste en que fue la correcta.