Carros de combate en la playa. Así se despertaba este martes la ciudad autónoma de Ceuta, con una mayor vigilancia ante la llegada masiva de migrantes marroquíes en las últimas horas; 8.000 según datos de la Delegación del Gobierno, de las que 4.000 ya habrían sido devueltas a su país de origen.

En las imágenes que acompañan estas líneas se puede ver a migrantes en la playa de El Tarajal, muchos en el agua, para no tocar tierra y evitar así ser devueltos de inmediato a Marruecos. A otros se les ha visto lanzarse desde las lanchas de rescate y esperar en las rocas. Al encontrarse con una barrera policial, sencillamente la rodean y bajan por un flanco para llegar al espigón. Otros muchos llegan desfallecidos y exhaustos, y tienen que ser atendidos por los servicios sanitarios.

Al otro lado de la verja, decenas de personas se agolpan esperando el momento para cruzar a nado los escasos metros que les separan de España. Sin embargo, esta mañana la vigilancia ha sido mayor. Aunque la mañana ha transcurrido sin incidentes graves, sí ha habido momentos de tensión en los que algunas personas han lanzado piedras contra las fuerzas de seguridad desde el lado marroquí.

Durante la jornada del lunes los miles de personas que lograron pasar excavaron un hueco entre los bloques de hormigón y las vallas de hierro. Y según cuentan marroquíes con los que ha hablado laSexta, las autoridades de Marruecos observan lo sucedido sin intervenir. De hecho, las cámaras han captado cómo las fuerzas auxiliares de Marruecos han abierto las puertas de la verja y han dejado pasar a decenas de personas a territorio español.

El periodista Ignacio Cembrero lo explica en Al Rojo Vivo. En las verjas de Ceuta y Melilla hay una serie de puertas que son habitualmente utilizadas por las fuerzas de uno y otro país. "Estas permitían, entre otras cosas, las devoluciones en caliente de los subsaharianos, así como algún intercambio entre fuerzas de seguridad. Ambas partes tienen las llaves de la puerta", explica.

El Gobierno español ha movilizado al Ejército, concretamente a las unidades de La Legión y Regulares, para reforzar a las fuerzas de seguridad en el control de la ciudad. Varias unidades del ejército de Tierra ya se han desplegado por la ciudad junto a agentes de las fuerzas de seguridad del Estado. Los soldados se encargan, junto con la Policía Local, la Nacional y la Guardia Civil, de "agrupar a los inmigrantes desperdigados" y de prestar todo el "apoyo logístico" que ha reclamado la Delegación del Gobierno.

El presidente de Ceuta Juan Jesús Vivas ha asegurado en 'Al Rojo Vivo' que la situación es de "población angustiada y con miedo". Así, ha pedido una "acción rápida y contundente del Estado" para incrementar por ejemplo las dotaciones policiales en toda Ceuta que ayuden a disuadir a los migrantes. También cree que el Gobierno de Marruecos está tanteando al Gobierno español y dice que "ayer la percepción que teníamos es que no había frontera". Confía además en que la diplomacia sea suficiente para lograr la "devolución inmediata" de estas personas.

Por su parte, Pedro Sánchez ha última hora de la mañana, tras el Consejo de Ministros, para anunciar que esta tarde viaja a Ceuta y Melilla y para mostrar a firmeza del Gobierno español. Ha dicho que defenderá las fronteras de España "ante cualquier desafío y con los medios necesarios".

"Ayer la percepción que teníamos es que no había frontera"

Juan Vivas, presidente de Ceuta

También viaja el ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska, que ha comunicado que ya han sido devueltos a Marruecos 2.700 de los 6.000 inmigrantes que han entrado en las últimas horas de forma ilegal en Ceuta. Y adelanta que continuarán las devoluciones para "revertir la situación". En cuanto a los aproximadamente 1.500 menores que se encuentran entre los inmigrantes explicaba que se aplicarán "la ley, los tratados internacionales y nuestros convenios con Marruecos" para su protección. Y es que estos menores no pueden ser agrupados en las conocidas como 'devoluciones en caliente'.

Reunión con la embajadora de Marruecos

La Ministra de Exteriores, Arancha González Laya, ha convocado de manera urgente a la embajadora de Marruecos para tratar esta crisis migratoria, una reunión que ha durado cerca de media hora. Bruselas también se ha pronunciado para lanzar una advertencia a Marruecos. "Las fronteras españolas son fronteras europeas", señala la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson.