Carmen Calvo seguirá al lado de Pedro Sánchez en esta nueva legislatura. Calvo será la vicepresidenta Primera y ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes, asumiendo además las competencias en materia de Memoria Democrática.

La recuperación de la Memoria Histórica es una de las grandes luchas que el gobierno socialista ha llevado a cabo durante la anterior legislatura. La exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos fue una gran victoria para el Ejecutivo. Un "hecho simbólico, que fortaleció la democracia española", según las palabras de Pedro Sánchez.

En esta XIV Legislatura, el Gobierno de coalición pretende continuar en esta senda y Carmen Calvo será la responsable de cumplir con las promesas recogidas en el plan programático de PSOE y Unidas Podemos en materia de Memoria Democrática.

La base de todas las medidas es el reconocimiento y la reparación de las víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura, por eso, lo primero que se hará será declarar el 31 de octubre como día de recuerdo para todas las víctimas del franquismo, y el día 8 de mayo como reconocimiento a las víctimas del exilio.

Contra la exaltación franquista y en favor de las víctimas

Una de las medidas estrellas del Gobierno progresista será auditar los bienes expoliados por el franquismo con el objetivo de "devolverlos a sus legítimos titulares". Como recoge el texto y anunció Pedro Sánchez en su debate de investidura, se recuperará de forma "inmediata" el Pazo de Meirás para el patrimonio público.

Además, Calvo tendrá que implementar un programa de exhumaciones de las víctimas que continúan en fosas comunes y retirar toda la simbología franquista de los lugares públicos, así como prohibir la exaltación y el enaltecimiento del franquismo.

El Gobierno también estudiará todas las vías legales para retirar las condecoraciones y prestaciones asociadas concedidas a personas que protagonizaron actos criminales no juzgados durante el franquismo.

Por primera vez en la historia de nuestro país habrá tres mujeres vicepresidentas en el Gobierno: Carmen Calvo, Nadia Calviño y Teresa Ribera. Además, Pablo Iglesias será Vicepresidente Segundo de Derechos Sociales y Agenda 2030.

En la anterior legislatura, Calvo también ostentaba el cargo de ministra de Igualdad, que ahora recoge Irene Montero, número dos de Unidas Podemos.

Comprometida y de la confianza de Sánchez

Nacida en Cabra (Córdoba) en 1957, Carmen Calvo es doctora en Derecho Constitucional y está licenciada en Derecho Público por la Universidad de Sevilla.

Antes de entrar en las instituciones políticas, Calvo cosechó un extenso currículum como profesora universitaria y con cargos de gestión universitaria. La andaluza fue Vicedecana de la Facultad de Derecho, Consejera del Consejo Económico y Social, ambos en la Universidad de Córdoba, y Secretaria del Instituto Andaluz Interuniversitario de Criminología.

En el año 2000, Calvo fue nombrada Diputada autonómica por Córdoba hasta el 2004, año en el que entró a formar parte del primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como ministra de Cultura. Aunque anteriormente había sido Consejera de Cultura del Gobierno Andaluz de 1996 a 2004.

Actualmente es la secretaria Federal de Igualdad del PSOE y una de las personas de confianza de Pedro Sánchez. Dentro del PSOE, Calvo llevó el peso de las negociaciones en la aplicación del 155 en Cataluña y, como Vicepresidenta del Gobierno, fue la persona encargada de reunirse con el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, y la consejera de Presidencia, Elsa Artadi, para hablar sobre el conflicto catalán.

Yes, I'am feminist

Calvo siempre ha sido una mujer comprometida con el feminismo y la igualdad de género. Ha hecho numerosas colaboraciones, conferencias y publicaciones en materias de gestión cultural e igualdad jurídica y social entre hombres y mujeres.

En el año 2017, Calvo recibió el Premio Mujeres Progresistas 2017 "por su destacada trayectoria como feminista, así como por su implicación política y personal en la lucha por la igualdad".

La socialista se ha declarado feminista en numerosas ocasiones, incluso sin ser consciente de ello. 'Yes, I'am feminist' (Sí, soy feminista), fue el mensaje que lució en su camiseta durante la celebración de los resultados electorales del 28A.

A pesar de que, al día siguiente, ella misma aseguró que no había sido una acción premeditada, en declaraciones a Al Rojo Vivo volvió a confirmar que ella era feminista y que "el feminismo es un gran actor político en cualquier lugar del mundo".