Descartado un gobierno de coalición con Unidas Podemos, desde el PSOE ofrecen ahora un pacto 'a la portuguesa'. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha planteado este martes esa posibilidad: "La fórmula de apoyar al gobierno con objetivos concretos es una buena fórmula, con mucha historia en Europa".

Por eso, ha propuesto buscar un acuerdo programático con Podemos para que apoye un gobierno socialista con objetivos y medidas concretas. "Hay fórmulas en otros países muy ensayadas: donde otro partido de izquierda apoya el programa o una parte", ha señalado.

"La fórmula de apoyar al gobierno con objetivos concretos es una buena fórmula, con mucha historia en Europa", asegura Calvo.

No ha citado ningún ejemplo en concreto, pero en este momento la opción de un gobierno a la portuguesa cobra protagonismo, incluso entre algunas corrientes de Unidas Podemos lo ven con buenos ojos. De hecho, IU y la corriente Anticapitalistas le reclaman a Pablo Iglesias que negocie un programa y acepte no tener ministros.

En el país vecino, el Partido Socialista gobierna en solitario desde 2015 con el apoyo externo de otras fuerzas de izquierda como el Partido Comunista Português (PCP), el Bloco de Esquerda (BE) y el Partido Ecologista Os Verdes.

Una vía para evitar las elecciones

"El intento que hemos procurado (la coalición) y no ha salido es muy novedoso, es la primera vez que se planteaba en nuestro país y si no ha salido adelante hay que buscar otras vías", ha insistido, dando por amortizada la oferta de coalición.

Insiste en que el PSOE prefiere la investidura antes que ir a elecciones: "Queremos un gobierno progresista a partir de nuestro programa, con acuerdos, y requiere un cambio por parte de todos", ha asegurado, admitiendo que tendrán que negociar esos apoyos externos.

En todo caso, Calvo ha indicando que lo más importante para el PSOE siempre ha sido definir los objetivos a alcanzar. Y ha valorado que se pueda poner en convergencia un programa para un gobierno progresista que "no dependa de los independentista", aunque admite: La investidura "no saldrá adelante si no somos capaces de hablar con otros partidos", ha reconocido.