El Gobierno no negociará la reforma del Código Penal con Cataluña. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, ha negado que este asunto forme parte de la mesa de diálogo con el Govern. "De eso no va a hablar (Pedro Sánchez) con ningún presidente autonómico", ha añadido, sin nombrar explícitamente a Quim Torra.

Ha explicado además que la reforma del Código Penal es algo pendiente: "No es tanto urgencia como necesidad y ha asegurado que la propia Alemania les había recomendado "que los tipos penales se acompasaban poco con los que pasa en el país", ha afirmado Calvo.

El Gobierno ha dejado abierta la puerta a una rebaja del delito de sedición; según la vicepresidenta, "hemos visto una situación en Europa, que nos ha mandado un mensaje. Y la sentencia del 14 de octubre del Tribunal Supremo también nos manda un mensaje de que hay que hacer algo. Actualizar. Y lo asumimos".

"No es tanto urgencia como necesidad (...) Hemos visto una situación en Europa, que nos ha mandado un mensaje".

Según ha dicho, "algunos tipos penales de nuestro país no están a la altura del derecho comparado. Hay tipos penales que son anteriores a la Constitución. Hay tipos penales que se acompasan poco con algunas situaciones penales de este país".

Rebaja del delito de sedición

Una reforma a la baja del delito de sedición afectaría a los líderes independentistas presos por el procés y también a Carles Puigdemont. Para los primeros, condenados en firme, verían reducida la pena de cárcel debido al principio de retroactividad de la ley penal de forma favorable al reo.

Si se rebaja el delito de sedición, los presos del procés verían reducida su pena.

La vicepresidenta tiene claro que "los independentistas no van a dejar de serlo" y por ello se pregunta: "¿Hay otra opción distinta a sentarse con los que no piensan de la misma forma?"." Heredamos el problema de Cataluña del PP, que solo pretende ahora sacar partido. Habrá diálogo político con Cataluña", ha señalado.

Desde el Gobierno, y según apunta la periodista de laSexta Esther Redondo, respaldan las palabras de Calvo y desvinculan la reforma penal de la negociación con los independentistas. No obstante, fuentes del PSOE sí reconocen de forma extraoficial que se trataría de un guiño a ERC y temen que pueda tener un alto coste político.

Durante la entrevista, Calvo, que insiste en que el Gobierno sabe cuál es su sitio, ha pedido apoyo al resto de formaciones políticas para abordar la situación en Cataluña. "Cataluña tiene una mayoría que no es independentista para que permanezca dentro del orden constitucional", ha añadido al respecto.

Casado habla de "indulto encubierto"

Mientras, desde la oposición, el líder del PP, Pablo Casado, acusa a Sánchez de querer cambiar el Código Penal "para sacar de la cárcel a sus socios condenados por sedición". Casado sostiene que se trata de "un indulto encubierto" para pagar sus votos en la investidura. "Es una cesión intolerable que rechazaremos en el Parlamento, como la amnistía que exigen los independentistas", ha añadido en su cuenta de Twitter.

 

Se necesita mayoría absoluta

La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, afirmó este martes que el Gobierno prevé una amplia reforma del Código Penal que abarque "todos los capítulos", incluidos los delitos sexuales, los medioambientales y también el de sedición.

Para ello, dijo, pretende "hablar mucho, dialogar mucho y concitar todo tipo de acuerdos". Montero aclaró que la posible revisión del delito de sedición no forma parte del acuerdo de Gobierno firmado entre el PSOE y Podemos, de modo que no hay una unidad de voto predeterminada, sino que se intentará llegar a un acuerdo con todos los partidos.

La reforma del Código Penal necesita de mayoría absoltua en el Congreso.

Calvo ha apuntado que la reforma del Código Penal "es un instrumento legislativo que no va a ser sometido a ninguna negociación, a lo único que va a ser sometido es al debate parlamentario", ha detallado Calvo.

La reforma del Código Penal exige mayoría absoluta de la Cámara, por lo que el PSOE necesitaría más votos que los que obtuvo Pedro Sánchez para ser investido, tendría que alcanzar los 176 votos; no le bastaría con el apoyo Unidas Podemos.

Salario Mínimo

Calvo reconoce que tiene más trabajo que antes, pero se muestra optimista con la preparación y gestión del nuevo Ejecutivo. En materia económica, la vicepresidenta ha señalado que quieren "subir el salario mínimo profesional" y sostiene que lo harán "protegiendo los equilibrios de la empresa". "El salario se va a incrementar, pero será de manera progresiva y asumible para no poner en riesgo a las medianas y pequeñas empresas", ha matizado en su entrevista radiofónica.

Carmen Calvo avanza que "tiene fecha un decreto ley de modificación de la reforma laboral".

En relación a la reforma laboral, Calvo defiende que "los despidos por baja laboral bordean la inconstitucionalidad". Así ha avanzado que "tiene fecha un decreto ley de modificación sobre que una persona pueda ser despedida del trabajo si tiene un problema de salud".

Veto parental

La vicepresidenta también se ha pronunciado, y de forma rotunda, sobre el veto parental de Vox en varias comunidades. Calvo lo considera "un ataque a la educación pública que violenta a la comunidad docente".

Sostiene que "Vox es el fascismo organizado del siglo XXI" y apunta que la formación de Santiago Abascal está intentando acabar con los consensos alcanzados tras la dictadura. "Han empezado con la educación pública, capaz de fomentar la igualdad", ha añadido.

En relación al requerimiento que el Gobierno ha enviado al Ejecutivo de Murcia, Calvo ha explicado que es un paso obligatorio administrativamente antes de ir a los tribunales.