La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha acusado a Unidas Podemos de haber exigido "literalmente el Gobierno" y pretender que al PSOE no le quedara "apenas nada" y ha asegurado que el partido morado no ha querido negociar porque no se ha movido de su petición inicial.

En una entrevista en 'Cadena Ser', Calvo ha recalcado que las competencias que pretendía Podemos suponían "todos los ingresos, más de la mitad del gasto" y las políticas clave de cualquier proyecto de la izquierda y ha insistido en que eso demuestra que han pretendido negociar una posición que no se corresponde a los resultados electorales del partido de Iglesias.

Ha asegurado que mientras los socialistas se han movido en varias ocasiones a lo largo de la negociación, el secretario de Acción política de Unidas Podemos, Pablo Echenique seguía defendiendo el mismo documento que pusieron sobre la mesa. Un texto en el que, ha lamentado, exigían competencias para poder "trufar todo el Consejo de Ministros" y tener "un Gobierno en paralelo".

"Estoy muy decepcionada, que abran la investidura del único presidente posible, que son la izquierda. Han estado en una posición totalmente imposible, fuera de la realidad y no se han movido de ella. Que sean consecuentes con el electorado", ha declarado ante los medios a su llegada a la sede del PSOE.

Aquella situación, ha continuado, desembocó en una conversación entre el candidato a la investidura, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien volvió a reclamar al presidente en funciones "ministerios nucleares", y eso es algo que el PSOE no podía aceptar. Calvo ha negado por otro lado que en la negociación, el Gobierno negara el Ministerio de Trabajo a Unidas Podemos poniendo como excusa que la CEOE no quiere al partido de Iglesias en esa cartera.

En cuanto al desmarque de los miembros de Izquierda Unida, ha destacado que "apoyaba una entrada de Gobierno" y "estaban incómodos viendo el programa desorbitado de un gobierno entero para su formación porque no era realista".