La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha subrayado que Pedro Sánchez no tiene "el encargo" del rey para presentarse como candidato a la investidura, por lo que "a todos compete trabajar" para la gobernabilidad del país.

De momento, el PSOE no ha cerrado ninguna reunión con los partidos políticos para desbloquear la investidura, encuentros que el mismo Ejecutivo había fijado a partir de primeros de septiembre, ha afirmado Calvo.

Además, ha recordado que Sánchez no tiene el "encargo" de Felipe VI para la investidura por lo que "todos los grupos parlamentarios están obligados, comprometidos y son responsables de la gobernabilidad".

Sánchez se reunirá "si ha lugar" con un programa "fortalecido, ampliado y mejorado" pero el presidente no tiene ahora mismo ningún encargo, ha dicho la vicepresidenta. Y si no hay candidato "a todos compete trabajar", ha señalado Calvo que también ha recordado que la coalición no está sobre la mesa: "¿Quién habla de coalición?, la derecha", ha precisado.

A juicio de la vicepresidenta, el PSOE está "empeñado" en un programa de acción y de trabajo "más allá" del suyo, que esté "trufado" de las propuestas de Unidas Podemos y de otros grupos de la Cámara, como Compromís o PNV.

Respecto a la oferta de los socialistas a Podemos del mes de julio, Calvo ha insistido en que fue una propuesta "en serio, fundamentada" que la formación de Pablo Iglesias "despreció", "literalmente rechazó" e incluso tacho de "estupidez".

Calvo ha hecho hincapié en que "no tiene ningún sentido" que Sánchez no esté gobernando ya "a plenitud de potencia" pero por eso mismo, "no toca al PSOE reflexionar, nos toca mejorar el programa para que el día 23 de septiembre sea investido".