"Con el rey que yo he hablado esta mañana está extraordinariamente bien de salud. Dice que está como un oso". Son las declaraciones con las que Carlos Herreras ha negado en la cadena 'COPE' que Juan Carlos I se encuentre en estado grave.

Tras la publicación difundida por Pilar Eyre, en la que señalaba que estaban valorando la vuelta del monarca a España por su estado, el presentador ha manifestado que ha "hablado con él esta mañana y ha dicho que está extraordinariamente bien". "La vox exultante que he escuchado no era la de un enfermo terminal o la de un paciente encerrado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI)", ha añadido.

Un desmentido al que instantes después se ha sumado la Casa Real, que ha indicado que las informaciones que se difundido "no tienen ningún fundamento".

Asimismo, el propio emérito ha hablado con la revista 'Hola' para negar los rumores en torno a su estado de salud. Ha dicho que se encuentra "perfectamente" y que hace "dos horas de gimnasia al día". Por lo que su vida en Abu Dabi estaría transcurriendo con normalidad y sobresaltos.

Si es cierto que hace tan solo dos meses la Casa Real tuvo que desmentir que el monarca estuviera ingresado en Abu Dabi después de que el diario 'Ara' publicara que fue hospitalizado en la Clínica Cleveland tras contraer coronavirus.

Además de estas publicaciones -ya desmentidas- Eduardo Inda indicó que fuentes cercanas al emérito hablaban de una "situación casi depresiva" y aseguraban que "físicamente no está en las mejores condiciones". De ahí, su deseo de volver a nuestro país para celebrar la Navidad junto a su familia. Un traslado que finalmente no se produjo.

Juan Carlos I permanece en Emiratos Árabes desde el pasado 3 de agosto, cuando abandonó España por los escándalos fiscales que protagonizó. A pesar de haber regularizado casi 700.000 euros con Hacienda, tiene dos causas abiertas en la Fiscalía del Supremo, donde se encuentra aforado: la investigación sobre el supuesto cobro de comisiones ilegales por las obras del AVE a la Meca en 2014 (todavía inviolable) y la relativa a las sociedades en paraísos fiscales.