Carles Puigdemont, que no se da por cesado como presidente de la Generalitat, ha pedido "paciencia, perseverancia y perspectiva" a los catalanes para "defender las conquistas conseguidas hasta hoy" y mantener una "oposición democrática" a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

En una declaración institucional desde Girona, Puigdemont no ha querido desvelar ni los contactos que están manteniendo los miembros de su Govern -cuyo cese anunció ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy- ni los debates y acuerdos que están adoptando para dar contenido a la declaración de independencia de ayer en el Parlament -que fue disuelto-.

No obstante, Puigdemont ha querido dejar claro que no acata la aplicación del 155: "Nuestra voluntad es continuar trabajando para cumplir los mandatos democráticos y a la vez buscar la máxima estabilidad y tranquilidad, entendiendo las dificultades lógicas que comporta una etapa de esta naturaleza, que nuestro país no ha recorrido nunca".