Barcelona ha afrontado su cuarta jornada de protestas tras la sentencia del procés con otra noche protagonizada por la violencia, esta vez marcada por la irrupción de ultraderechistas y neonazis que han sembrado el pánico en la ciudad condal y que se han enfrentado a grupos de antifascistas.

La tensión ha alcanzado su punto álgido cuando se han encontrado en el mismo punto de Barcelona, en la plaza de Artós, en el distrito Sarriá, y han sido separados por un cordón policial que los ha mantenido a raya durante el tiempo que han durado ambas concentraciones.

No obstante, han acabado enfrentándonse en el Eixample de Barcelona, en especial en Rambla de Cataluña, donde se han lanzado botellas y otros objetos y se han propinado golpes. Los manifestantes de extrema derecha, muchos de ellos encapuchados, iban armados con palos y bates de béisbol, y han ido gritando consignas contra los independentistas y enarbolando banderas franquistas y con gritos como "a por ellos, oe" y "yo soy español, español".

De hecho, en la cuarta noche de movilizaciones se han registrado al menos tres agresiones: dos de grupos de extrema derecha a jóvenes independentistas, como puede verse en el siguiente vídeo, y otra en la que la víctima ha sido al parecer un joven de extrema derecha.

El grupo independentista ha estado integrado por manifestantes que han ido también mayoritariamente encapuchados. Los enfrentamientos han sido más intensos en la Rambla Cataluña, donde la policía autonómica ha usado la técnica del carrusel con las furgonetas para dispersar a los manifestantes y ha empezado a realizar las primeras cargas de esta noche.

En la cuarta jornada de protestas también se han formado barricadas y se han incendiado contenedores. Sin embargo, en varios puntos de la capital se han topado con una decena de vecinos que han intentado impedir el fuego. En concreto, en el cruce de Balmes con Roselló, los habitantes de la zona se han enfrentado a un grupo de encapuchados para pedirles que no quemen los contenedores.

Finalmente, se han marchado del lugar y han descendido por la calle Balmes, donde poco después se ha iniciado otro fuego. A pesar de ello las movilizaciones no han cesado. A medianoche, los Mossos han alertado de la creación de barricadas y el lanzamiento de objetos contundentes por parte de los manifestantes hacia los agentes en la calle Valencia con Pau Claris de la ciudad condal. El cuerpo policial también ha denunciado el destrozo y saqueo de una entidad bancaria y una tienda de ropa en Aragó-Claris y ha pedido no acercarse a la zona.

 

Las movilizaciones y concentraciones de este jueves se han dado en toda Cataluña después de que el president de la Generalitat, Quim Torra, haya anunciado que volverá "a poner las urnas para la autodeterminación".

Banderas franquistas y gritos antifascistas en una doble concentración de signo contrario en Barcelona