Campamentos de emergencia con carpas para acoger a 7.000 migrantes a partir de diciembre, que estarían listos de aquí a final de año.

Es la solución provisional que ha anunciado el Gobierno para abordar la crisis migratoria en Canarias, que pasa por instalar recursos de emergencia para albergar provisionalmente a las personas llegadas a la islas, mientras, paralelamente, se van desplegando soluciones "más estables".

Así lo ha indicado este viernes José Luis Escrivá desde Las Palmas, donde ha precisado que esta es una solución temporal y ha admitido que "los campamentos no es algo deseable". "No aspiramos a tener campamentos en la isla ni dentro de carpas, pero es la solución que en este momento podemos abordar", ha reconocido el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Según ha explicado, estos campamentos provisionales se establecerán en Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura para cubrir las citadas 7.000 plazas, repartidas entre las tres islas, para después trasladar progresivamente a los migrantes a recursos más estables a lo largo del año que viene, en su mayoría en espacios cedidos por Defensa.

Gran parte de los migrantes que están llegando son retornables"

José Luis Escrivá, ministro de Migraciones

Entre estos lugares que se acondicionarán para prestar "un mejor tratamiento desde el punto de vista humanitario", ha citado, en el caso de Gran Canaria, el Colegio León, cedido por el Ayuntamiento de Las Palmas; edificios prefabricados que se desplegarán en Canarias 50 (zona militar en La Isleta) y un edificio cedido por Bankia.

En Tenerife, se adecuarán edificios en Las Canteras y en el acuartelamiento de Las Raíces; y en el caso de Fuerteventura, en el acuartelamiento de El Matorral.

 

"Eso nos permite pensar en un número en torno a 6.500 plazas bajo techo en condiciones habitacionales mejores que iremos desplegando progresivamente", ha puntualizado el ministro, que ha señalado que, en todo caso, "gran parte de los migrantes que están llegando" a las costas canarias "son retornables" o "expulsables".

"No son personas que en principio sean candidatos a entrar en nuestro sistema de acogida", ha insistido Escrivá, que ha estimado que solo en torno al 10% de quienes llegan tendrían derecho de asilo.

Las CCAA que se ofrecen a acoger migrantes

Durante la rueda de prensa conjunta, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha agradecido que algunas comunidades autónomas se hayan ofrecido para acoger migrantes llegados a las islas, a la vez que ha rechazado de pleno que el archipiélago asuma toda la migración llegada a sus costas.

Canarias se niega rotundamente a ser quien recibe el 100% de la inmigración"

Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias

"Canarias se niega rotundamente a ser quien recibe el 100% de la inmigración que llega a nuestra tierra. No podemos solos, no aceptamos esto, nos rebelamos ante esa acción", ha aseverado.

Por su parte, Escrivá ha confirmado que su departamento se ha puesto en contacto con las comunidades autónomas "para ver si podrían tener algún refuerzo adicional". En este sentido, ha anunciado que ya se han comprometido plazas por parte de la Comunidad Valenciana, Navarra, Extremadura, País Vasco, Castilla y León y el Ayuntamiento de Barcelona.

Escrivá admite que el Gobierno podría "haber llegado antes"

El titular de Migraciones asimismo ha hecho autocrítica, aunque ha defendido "mirar hacia adelante": "Es claro que podíamos haber llegado antes, que podríamos haber tenido mayor capacidad de anticipación", ha reconocido durante su visita a Gran Canaria, adonde también se ha desplazado el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, mientras en el muelle de Arguineguín prosigue el drama de decenas de migrantes.

Roces dentro del Gobierno

También la ministra de Defensa, Margarita Robles, reconocía este viernes la necesidad del Ejecutivo de hacer "autocrítica". "El aspecto humanitario no lo podemos perder de vista", ha advertido, en declaraciones a 'TVE'.

Aunque el Gobierno niega descoordinación en esta crisis laSexta ha podido saber que Pedro Sánchez convocó una 'minicumbre' hace 10 días con los ministros afectados, en la que hubo discrepancias.

Fue el pasado 10 de noviembre cuando el presidente convocó a la vicepresidenta Carmen Calvo y a los titulares de Interior, Defensa y Migraciones. Fuentes conocedoras de esa reunión han confirmado a laSexta que el encuentro fue tenso y hubo roces entre algunos ministros porque no se ponían de acuerdo sobre la solución.

Así, mientras Escrivá apostaba por trasladar a los migrantes a la Península, ante la negativa de Fernando Grande-Marlaska, mientras que Robles no habría estado dispuesta en un primer momento a ceder instalaciones militares para acoger a los migrantes.

Ábalos dice que los campamentos son provisionales y pide "responsabilidad" ante la inmigración ilegal

Por su parte, el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, señaló que las 7.000 plazas anunciadas por el Gobierno para hacer frente a la llegada de migrantes son provisionales dado que su objetivo es que tengan unas condiciones de atención "decorosas" hasta que puedan retornar a sus países, pues llegaron a las islas de forma ilegal.

En una rueda de prensa con motivo de su visita a las obras de ampliación del aeropuerto Tenerife Sur, el ministro comentó que no se puede dar el mensaje de que "esto es posible", en referencia a la entrada ilegal en España y ha pedido "responsabilidad" ante la inmigración ilegal.