Podemos denunció el pasado octubre que la cámara instalada por el Ministerio del Interior para vigilar el chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar, Madrid, había sido hackeada. Las imágenes captadas por ese dispositivo podían verse en tiempo real en una página web de acceso libre, según informa El País.

La denuncia de la formación morada resultó ser cierta según confirmó el propio Ministerio, lo que obligó a la Guardia Civil a tener que resetear la cámara e instalar más medidas de seguridad para evitar un nuevo hackeo. Podemos conoció a través de un mensaje anónimo que esa cámara, que apuntaba a la entrada de la vivienda, había sido intervenida.

Los detalles del dispositivo de seguridad que el Ministerio del Interior aprobó para aumentar la vigilancia en la vivienda del líder de Podemos se filtraron y difundieron días antes de que la cámara fuera hackeada.

La investigación sobre el origen del pirateo condujo a los agentes hasta un servidor de Singapur, pero no pudieron identificar a los autores, según un portavoz del ministerio que cita El País.

Pablo Iglesias ha denunciado en los últimos días las maniobras policiales de Interior durante el mandato del PP para espiar a Podemos y fabricar pruebas falsas de financiación ilegal contra el partido. El político acusa a las cloacas del Estado de juego sucio e insiste en que el Gobierno socialista no ha hecho la limpieza suficiente en la Guardia Civil para acabar con esas prácticas.

Desde Podemos este lunes recuerdan que el pirateo de las cámaras de vigilancia en la casa de Iglesias y Montero tuvo lugar con Grande-Marlaska ya el Ministerio de Interior, por eso insisten en que las llamdas cloacas del Estado aún existen con el Gobierno del PSOE.

Ione Belarra, la portavoz adjunta de Podemos en el Congreso, ha criticado el silencio de partidos como PP, PSOE y Ciudadanos y ha vinculado este hecho a la campaña de "acoso y derribo" que, a su juicio, se ha hecho contra Iglesias. "Lo que ha sufrido no tiene nombre. Creo que el silencio de PP, PSOE y Ciudadanos es un silencio culpable, que les acusa", ha zanjado en una entrevista en la Cadena Ser.