La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, valoró "con satisfacción" el acuerdo alcanzado en el Eurogrupo para una línea de medio billón de euros para enfrentar el Covid-19 y detalló que en España se utilizarían los fondos dispuestos a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para reforzar la línea de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Así lo dijo Calviño en una entrevista en la Cadena Ser en la que calificó de "buen acuerdo" el alcanzado en la reunión del Eurogrupo en la que participó. "Todos somos conscientes de lo importante de que Europa diese una señal", afirmó la vicepresidenta, manifestando que es "unánime" entre los países europeos esa satisfacción.

Calviño explicó que son ayudas a corto plazo que se reparten entre el BEI, un fondo de liquidez a través del Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE) y un sistema europeo de reaseguro para el desempleo (Sure), que en este momento es "un embrión".

La reunión del Eurogrupo, con momentos de "mucha tensión"

"Esta red de seguridad a corto plazo está muy bien, pero esto no quiere decir que no tengamos que trabajar a medio plazo en la emisión conjunta de deuda", subrayó, en referencia a los conocidos como 'coronabonos'.

En este sentido, Calviño ha explicado que no importa cómo se llame el mecanismo, sino "poner en común los costes de luchar contra esta pandemia", de una forma más estructural. Pese a que hubo momentos de "mucha tensión", todos los países miembros eran conscientes de lo importante que era que Europa diera una señal de unidad, según ha asegurado.

Preguntada por la parte que correspondería a España de la cantidad acordada ayer, explicó que dependerá de cómo accedan las empresas a los créditos del BEI y precisó que las garantías que ofrece esta entidad se utilizarán en España como refuerzo a la línea de avales de hasta 100.000 millones de euros que ya está en marcha, y cuyo segundo tramo aprueba hoy el Consejo de ministros

Además, sostuvo que, "sin duda", el Gobierno trabajará en ese sentido. La vicepresidenta destacó que "estos mecanismos no son para ser utilizados" salvo el BEI, que se destinará a financiación para las empresas. En el caso del fondo de liquidez a través del MEDE, "es más una red de seguridad".