Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha criticado duramente el hecho de iniciar un debate sobre la derogación de la reforma laboral en estos momentos, en referencia al acuerdo alcanzado ayer por PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu para llevar a cabo la derogación de la norma aprobada en 2012 por el Partido Popular.

"Sería absurdo y contraproducente abrir un debate de esta naturaleza y generar inseguridad jurídica en este momento", en el que la economía española se ha visto duramente golpeada por los efectos de la crisis sanitaria. "Los contribuyentes nos pagan para solucionar problemas y no crearlos", ha añadido la vicepresidenta en unas declaraciones pronunciadas en el Círculo de Economía.

Según ha podido saber laSexta, Nadia Calviño se encuentra entre los miembros del Gobierno que desconocían el acuerdo con EH Bildu y que no sabían que se iba a publicar un documento firmado, lo que ha generado malestar. De hecho, fue la propia vicepresidenta la que instó al partido a enviar a los medios de comunicación la nota aclaratoria sobre el acuerdo evitando la palabra "íntegra".

"Cualquier modificación se hará de forma dialogada con los agentes sociales"

En este sentido, Calviño ha defendido que ahora mismo, en el contexto de la pandemia del COVID-19, la prioridad del Ejecutivo está en "reactivar la economía y el empleo". Y ha sostenido que cualquier medida que adopte el Gobierno se hará "de forma dialogada y consensuada con los agentes sociales".

Así, la vicepresidenta en materia económica hacía un guiño a los agentes sociales con los que el Gobierno se reúne estos días para adoptar las medidas económicas frente a la crisis. Entre otros, la CEOE, cuyo presidente, Antonio Garamendi, ha anunciado que la patronal suspende el diálogo social tras el acuerdo firmado para derogar la reforma laboral y que dejaría de acudir a la reunión prevista con el ministro de Seguridad Social.

Un acuerdo matizado a última hora

Según el primer documento que PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu habían firmado como condición para apoyar la prórroga del estado de alarma, el Gobierno se comprometía con la formación vasca a derogar de manera "íntegra" la reforma laboral antes del fin de las medidas extraordinarias por coronavirus.

Horas más tarde, a medianoche, desde el PSOE remitieron un comunicado donde la palabra "íntegra" ya no aparecía. "Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012. Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos", señalaba la nota enviada a los medios.

Además, el PSOE también retiraba la condición de llevar a cabo la reforma "antes del fin de las medidas extraordinarias" por la pandemia, y pasaba a identificar los aspectos de la norma que debían derogarse con "carácter urgente": la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad, las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo y la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.