El brote en la comarca leridana de Segrià continua creciendo: la Consellería de Salud de la Generalitat ha confirmado este martes un total de 83 casos nuevos de coronavirus en esa comarca confinada perimetralmente desde el sábado por el aumento de contagios. En una semana, son ya más de 500.

Si las medidas tomadas hasta ahora no surten efecto, la Generalitat no descarta volver a imponer el confinamiento domiciliario a los ciudadanos. "No podemos descartar nada hoy", ha dicho en rueda de prensa la consellera de Salut, Alba Vergés.

La situación actual en Lleida es "delicada", y ha avisado de que la tendencia al alza de los casos no cambiará en dos días, sino que seguirá creciendo. Vergés también ha advertido de que en las UCI de Lleida "la mitad de los casos son gente joven en torno a los 40 años", y ha recordado que el virus afecta a todo el mundo.

Adrià Comella, director del Servicio Catalán de Salud, ha indicado que "es probable" que se den "algunas derivaciones a otros hospitales de Cataluña". Asimismo, en una rueda de prensa ha explicado que "de las 200.000 personas confinadas, 40.000 son especialmente vulnerables al virus".

En una semana se han detectado más de 500 casos positivos

La consellera catalana ha admitido que en la comarca del Segrià, confinada perimetralmente desde el sábado, hay "transmisión comunitaria" del coronavirus y no ha descartado tener que alargar este confinamiento si no descienden los casos positivos.

Se habla de transmisión comunitaria cuando existen casos de personas infectadas de los cuales no puede establecerse ningún nexo epidemiólogico con algún caso importado o caso cero. Es decir, el virus ya está circulando entre la población de un territorio.

Fernando Simón opinó ayer que la Generalitat debería haber "tomado antes" la decisión de confinar el Segrià y ha advertido de que si llega un punto en el que no se sabe lo que está pasando, se tendrán que adoptar "medidas supracomunitarias" o "medidas de Estado".

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, este martes le ha contestado, lo ha negado y ha denunciado la "frivolidad" del Gobierno del Estado por, a su juicio, cuestionar la gestión de la Generalitat.

"Nosotros hemos tomado la decisión cuando se tenía que tomar", ha sentenciado. Budó ha contestado: "Sorprende que desde el Gobierno nos digan que vamos tarde. Sería cómico si no fuera una situación más grave: menos frivolidad y más corresponsabilidad".

Confinamiento domiciliario

Preguntada sobre si el Govern prevé decretar un confinamiento domiciliario en esta comarca leridana, Budó ha dicho que "esta decisión no está sobre la mesa", si bien es "un escenario" que podría darse si "los datos epidemiológicos" se agravan. En este sentido, ha garantizado que "se están llevando a cabo reuniones diarias y se está haciendo un seguimiento diario de los datos para ver si las decisiones tomadas han dado sus resultados o hay que tomar otro tipo de medidas"

El Gover decidió el confinamiento tras los datos alarmantes de la expansión del virus: de 188 positivos la semana del 22 de junio a 549 la del 28 de junio en toda la región sanitaria de Lleida, pero con los casos concentrados sobre todo en el Área Básica de Salud del Segrià. Esta comarca leridana agrupa a 38 municipios donde viven unas 210.000 personas, "no es igual que en las semanas de marzo y abril, pero nos preocupa y teníamos que dar un paso".

"Estamos montando dispositivos con ayuntamientos para aquellas personas que no se pueden aislar correctamente en sus domicilios, estamos preparando el sistema asistencial y para mitigar la transmisión comunitaria necesitamos bajar la actividad social, no hacer reuniones de más de 10 personas, mantener los mínimos contactos posibles, mantener la distancia, buena higiene de manos y mascarillas, todo nos puede ayudar a poder controlarlo bien", ha insistido la consellera de Salud.

Vergés ha respondido que no se plantearon aplicar la fase 2 en el Segrià "porque creemos que las fases, tal y como están planteadas, están obsoletas", aunque ha reconocido que en las cuatro comarcas de la Franja aragonesa, donde sí aplicaron la fase 2, "parece que les ha ido muy bien".

El aumento de casos y de hospitalizaciones ha provocado que el hospital público de referencia del Segrià haya tenido que duplicar, en los últimos días, las camas disponibles para pacientes con coronavirus. En este sentido, según ha informado el jefe de la planta de COVID del Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida, José Luis Morales Ruill, anoche se abrió una segunda planta con 30 camas, la cual, de momento "está bastante vacía", lo que da al personal sanitario un margen de maniobra para no sobrecargar la primera. Actualmente, entre estas dos plantas hay 26 personas ingresadas y 5 en la UCI, por lo que, de momento, los médicos pueden trabajar bien.