Malestar en JxCat con su socio de Gobierno, ERC. La portavoz en el Congreso, Laura Borràs, ha acusado al vicepresidente de la Generalitat y coordinador nacional de Esquerra, Pere Aragonès, de "desleal" por haber dicho que no es necesario que el presidente del Govern, Quim Torra, esté en una eventual mesa de negociación con el Gobierno.

"Me parece muy feo, desleal y poco procedente en términos de lealtad institucional", ha afirmado en una entrevista en la 'Revista Mirall', y ha reivindicado que Torra es el presidente de la Generalitat escogido por el Parlament y, por tanto, es quien debe representar a la institución.

En una entrevista en 'Ràdio 4' el miércoles, Aragonès afirmó que, en caso de que se constituya una mesa de negociación entre gobiernos, "no se descarta que vaya Torra, pero tampoco es necesario", porque dependerá del rango del representante que envíe el Ejecutivo central.

Aragonés: "No se descarta que vaya Torra pero tampoco es necesario".

Borràs ha recriminado que el Gobierno central no valore a Torra como un interlocutor válido, pero ha señalado que "es más incomprensible cuando es de alguien que forma parte del sistema de las instituciones catalanas", en referencia a Aragonès.

"Ningún catalán debería desprestigiar la máxima institución. Quien tenga la tentación de hacerlo debería hacer una reflexión de lealtad a las instituciones propias", ha añadido.

Este viernes, en el Parlament catalán, Borrás ha asegurado que no dijo exactamente eso, lo de desleal, que la pregunta era más amplia.

Negociación en solitario

En declaraciones a TV3, el vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa (JxCat), ha avisado de que la apuesta de ERC de negociar en solitario con el PSOE la investidura del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, es "arriesgada" si no sirve para resolver el conflicto en Cataluña.

Ha sostenido que esta negociación, que comenzó el jueves con la primera reunión, "es una situación muy arriesgada, es una apuesta muy controvertida que pueda hacer ERC, sobre todo si lo hace en solitario".

Además, ha advertido de que en el extranjero "no se entendería que hubiera un acuerdo para investir al presidente español si no es en clave de resolución del conflicto político".