Benidorm ha reabierto finalmente sus playas este lunes, con el regreso del turismo nacional e internacional en el horizonte próximo. Hasta allí han llegado ya los primeros usuarios, pero el esperado regreso es a una arena parcelada y con nuevas medidas de seguridad frente al coronavirus, que incluyen un sistema de cita previa que se pondrá en marcha en los próximos días.

El alcalde, Toni Pérez, explicaba este fin de semana que el plan de reapertura, bautizado como 'Benidorm Beach Safety', incluye la división de las playas de Levante y Poniente del municipio alicantino en 20 sectores para preservar la distancia interpersonal entre los bañistas. 12 de estos sectores son de acceso libre y se dividen a su vez en 5.122 parcelas de 16 metros cuadrados. En cada una de estas parcelas en la arena pueden estar hasta cuatro personas.

A su vez, los sectores de acceso libre se dividen en dos, con uno específico para los mayores de 70 años (red verde) y otro para el resto de la población (red azul), aunque los mayores pueden hacer uso de ambos, si así lo desean.

Por otra parte, la empresa concesionaria de la gestión de las playas, RA Benidorm, dispone de otros ocho sectores para instalar 5.578 hamacas, unas 875 tumbonas menos que en la situación anterior a la pandemia. Asimismo, los puntos de acceso a la playa cuentan con la presencia de personal de control.

En cuanto a la aplicación para reservar un hueco en la playa, aún no está operativa, pero el alcalde ha indicado que lo estará antes del 1 de julio, y que se podrá acceder a la misma a través de la web del Consistorio y en la de la fundación Visit Benidorm.

De momento, no hace falta pedir cita previa para acceder a la playa, donde unos 'acomodadores' se ocuparán de acompañar a los bañistas a su parcela en la arena.

 

La playa estará abierta, en principio, en horario de 09:00 a 21:00 horas, aunque el Ayuntamiento prevé la posibilidad de establecer turnos de mañana y tarde aquellos días en los que se produzcan picos de demanda.

El presidente de Hosbec, Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm y la Costa Blanca, Toni Mayor, ha destacado en Al Rojo Vivo que "sin movilidad en España ni Europa" el turismo no es viable en la ciudad alicantina. Aun así, se ha mostrado optimista con el verano: "Esos diez días que le hemos robado a la pandemia se van a notar en seguida. Unos 20 hoteles abrirán de aquí a final de mes y a principios de julio habrá otra remesa".

Mayor ha afirmado que con las restricciones de viajes a otras partes del mundo ahora los europeos solo podrán disfrutar de las playas 'schengen', es decir, las del Mediterráneo. "Ahí nosotros podemos capitalizar esa avalancha de reservas. Veremos si somos capaces entre todos", ha explicado.