La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha salido en defensa de los letrados de la Cámara baja después de que avalaran todas las decisiones de la Mesa en relación con el voto polémico del popular Alberto Casero, que se equivocó y avaló la reforma laboral, cuando su partido pretendía tumbarla.

Batet ha pedido respeto a la profesionalidad y a la independencia de los servicios jurídicos, ya que atacarlos supone deslegitimar a la institución. "Podrán criticarse sus argumentos pero no se puede criticar a unos profesionales que desarrollan su trabajo y con total independencia, los mismos bajo otras mayorías políticas, y cuestionar su honestidad", ha asegurado.

La presidenta ha salido tras la reunión de la Mesa del Congreso que ha aprobado el informe de los letrados, avanzado por laSexta, y que desechaba todas y cada una de las alegaciones del PP para intentar tumbar la reforma laboral: ni hubo error informático ni se puede repetir la votación, ya que fue un error del propio diputado. Por todo esto, aseveran los abogados, no hizo falta reunir a la Mesa ya que Batet actuó conforme a precedente.

"Toda institución y quienes la integran necesitan, necesitamos, respetar sus propias normas y a quienes profesionalmente se ocupan de interpretarlas y aplicarlas", ha aseverado Batet, en clara alusión al PP y Vox por sus críticas, aunque sin mencionarlos directamente.

"Me dirijo a los ciudadanos para decirles que en las instituciones existen personas responsables que ya estaban cuando yo llegué y que continuarán en esta casa, que creen en su trabajo y en el derecho", ha defendido, definiéndolos como "referentes" y "garantías de confianza" en la aplicación de las leyes.

"Atacarlos a ellos es atacar la legitimidad del Congreso de los Diputados", ha zanjado.