En esta nuevo día de protestas contra la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo en le juicio del procés ha dejado imágenes de máxima tensión entre manifestantes y Mossos d'Esquadra y Policía Nacional.

En esta ocasión, las cargas policiales se han producido en la concentración a escasos metros de la Delegación del Gobierno en Barcelona. Mientras que ayer, el epicentro de las protestas fue el Aeropuerto de El Prat, donde se cancelaron cientos de vuelos y más de 130 personas resultaron heridas.

Los manifestantes han tratado saltar el cordón policial establecido por agentes de los Mossos y de la Policía Nacional y han conseguido romper las vallas que frenaban su avance. La tensión ha ido en aumento y las fuerzas de seguridad han recibido la orden de cargar, al tiempo que los manifestantes prendían barricadas. Han hecho arder contenedores y motos. Las cargas se han saldado con al menos tres detenidos.

La otra cara de estas movilizaciones estaba precisamente frente a la Delegación del Gobierno donde cientos de personas protagonizaban una sentada pacífica, con velas incluidas.

La tranquilidad ha sido la tónica de la tarde con mucha presencia de estudiantes. Los colectivos sociales apuntan a que este es el inicio de un ciclo de protestas generales.

Otros puntos calientes: Girona, Tarragona y Lleida

Además de las protestas organizadas en la capital catalana, en Girona, Tarragona y Lleida también se han vivido protestas violentas.

A primera hora de la tarde, en Girona un grupo de manifestantes lograba cortar la AP-7 con barricadas en las vías, después de realizar un primer intento fallido por la mañana. Los manifestantes dejaban así una de las principales arterias de tráfico más importantes intransitables.

Más tarde, por la noche, la tensión crecía en otros puntos de la comunidad. En Tarragona, algunos protestantes procedían a la quema de contenedores y lanzaban objetos contra los agentes que han cargado; en Girona se han lanzado botellas contra la Policía Nacional; y en Lleida los manifestantes han armado una barricada frente a la Estatua de Indíbil y Mandonio.

Las movilizaciones que han tenido lugar en toda Cataluña se han saldado al menos 25 detendos, según los Mossos d'Esquadra.