Los resultados del último barómetro del CIS, realizado entre el 30 de marzo y el 7 de abril, ya en pleno confinamiento por el coronavirus, apuntan a que la crisis sanitaria no castigaría electoralmente al PSOE, que volvería a ganar las elecciones con un 31,2% de los votos.

Le sigue en intención de voto el PP, 10 puntos por detrás con un 21,2%, mejorando así su resultado del anterior barómetro.

Según el CIS, Vox seguiría siendo tercera fuerza con un 13% de los votos, seguido por Unidas Podemos con el 12%, mientras que Ciudadanos baja con respecto al anterior CIS hasta el 7,6%.

En cuanto a la valoración de los líderes políticos respecto a su reacción ante la crisis del COVID-19, solo aprueba Pedro Sánchez, a quien los encuestados dan una nota de 5,2.

Pablo Casado obtiene una nota de 4,2. Tras él se sitúa Inés Arrimadas, con un 3,9, seguida por el líder de Unidas Podemos, Pablo iglesias. El peor valorado de los principales líderes políticos es Santiago Abascal, con una nota de 2,8.

En cuanto a la confianza de los encuestados en la gestión del Gobierno de la crisis sanitaria, casi hay empate técnico: in 46,5% dice que le merece mucha o bastante confianza frente a un 47,8% que dice que le merece ninguna o poca.

Por otra parte, la gran mayoría de los encuestados aboga por la unidad ante la crisis: el 90% cree que la oposición tiene que dejar de criticar y ponerse a ayudar al Gobierno y el 91% apuesta por grandes acuerdos.

Los gráficos que figuran a continuación muestran, respectivamente, los porcentajes de estimación de voto arrojados por el CIS y su variación respecto a la encuesta del mes de marzo (gráfico 1), así cómo la intención de voto VS la estimación de voto contemplada en el último barómetro del CIS (gráfico 2).