El PSOE mantiene su apoyo electoral prácticamente inalterable en el 31,1% de los votos, mientras que el PP, VOX y Unidas Podemos pierden algo de respaldo, y Ciudadanos mantiene su senda ascendente de las últimas encuestas, según el barómetro especial sobre la crisis del coronavirus y su gestión por parte del Gobierno publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Los socialistas, aunque pierden una décima con respecto al anterior barómetro, aumentan su ventaja sobre el partido de Pablo Casado al obtener un 31,1% en estimación de voto según el barómetro. Mientras que el Partido Popular baja del 21,1 de abril al 20,3% de mayo.

Vox vuelve a caer y se queda en el 11,3% frente al 13 % de abril, y Unidas Podemos pierde cinco décimas en un mes y se queda en el 11,5%, justo lo contrario que Ciudadanos, que sigue escalando posiciones y gana casi tres puntos hasta el 10,5 % de los votos.

El barómetro de opinión correspondiente a mayo, que como el del mes anterior está centrado en el coronavirus, se desarrolló entre el 4 y 13 de mayo, cuando ya se conocía el plan de desescalada y más de la mitad de la población entró en la fase 1 el 11 de mayo.

Para llevarlo a cabo se realizaron unas 3.000 encuestas telefónicas, un sistema al que el CIS tuvo que recurrir ya en marzo ante la imposibilidad de realizar sus tradicionales entrevistas domiciliarias debido a las restricciones impuestas por el Covid-19.

División ante la gestión de la pandemia

El sondeo muestra esta fuerte división en la sociedad ante la gestión del Gobierno ante la pandemia, el 48,4% de los españoles tiene poca o ninguna confianza en el Ejecutivo frente al 46% que tiene mucha o bastante confianza en en el Gabinete de Pedro Sánchez.

Aunque un 74,9% considera que ahora hay que apoyar al Gobierno y dejar las críticas para otro momento, una afirmación que en abril respaldaba el 87,8%. Mientras que un 19,7% cree que se deben continuar haciendo todas las críticas que consideren oportunas.

En cuanto a quién debe tomar las medidas, la mayoría continúa pensando que es la administración central, aunque su porcentaje ha experimentado un fuerte descenso: mientras que en el anterior sondeo lo pensaba un 73,3%, ahora lo hace un 55,9%. Y los que piensan que las deberían tomar los gobiernos autonómicos, se sitúan en el 36,6% (el 20,7 en abril).

Una gran mayoría, un 87,4%, considera que las consecuencias económicas y laborales que se van a derivar de la crisis sanitarias van a ser muy graves. La encuesta añade una pregunta sobre el ingreso mínimo vital que va a aprobar próximamente el Ejecutivo, y el 83,4% está a favor de que se apruebe este ingreso para las personas más necesitadas, frente a un 12,4% que está en contra.

Cae la preocupación por el coronavirus

La preocupación de los ciudadanos por el coronavirus ha bajado en el último mes hasta situarse como el tercer problema, mientras que en abril la pandemia era el principal problema para 49,3% de los encuestados, este mes lo es para 34,8%.

El paro vuelve a ser la principal preocupación para el 41,2%, seguido del mal comportamiento de los políticos, que es considerado un problema para el 38,9%.