Bárcenas confirma la declaración de Ricardo Costa: el exsecretario general del PP valenciano le avisó de que la dirección regional quería que empresarios afines pagasen facturas electorales del partido, que Costa no quería hacerlo y que él le dijo que eso no se podía hacer: "Era algo que estaba absolutamente prohibido".

Bárcenas ha señalado al extesorero Álvaro Lapuerta varias veces, hoy incapacitado por demencia. Todas para responsabilizarle de las posibles irregularidades: "El tesorero nacional tenia plena autonomía".

Pero el momento más surrealista ha llegado a preguntas de la acusación que ejerce el Partido Socialista. Bárcenas ha reconocido que viajó a Valencia junto a Lapuerta para presentar al exvicepresidente de la Generalitat, Víctor Campos, a un empresario que quería hacer una donación al partido.

La abogada quería saber por qué si era para el PP, la visita se hizo a una Consejería del Gobierno regional. Bárcenas iba a contestar, pero la fiscal y el juez lo han impedido. Además, Bárcenas ha exculpado a Génova por cualquier irregularidad.