Luis Bárcenas reconoce ante el juez de la 'trama Kitchen' que encargó a otro preso de la cárcel de Soto del Real que, durante un permiso, accediera a información sobre el PP que tenía almacenada en la nube y la destruyera.

En concreto, el extesorero popular entregó a ese interno una nota manuscrita, a la que ha tenido acceso laSexta, en la que le pide "destruir todos los audios de M.R.", siglas con la que presumiblemente alude al expresidente Mariano Rajoy, cuando él le diera la orden a tal efecto. "No debe de quedar nada", agrega.

En su declaración, Bárcenas reconoce que intentó hacerse con la documentación a través de un interno informático colombiano que iba a salir de permiso, para lo cual -afirma- le pagó 1.500 euros para comprarse un equipo informático, a través de su entonces chófer, Sergio Ríos. No obstante, defiende que el objetivo no era recuperar la información contra el que fuera su partido, sino "destruirla", porque en ese momento "había habido una aproximación" por parte de personas vinculadas al PP.

En este sentido, el exdirigente popular detalla que, de las "amenazas", pasaron a ofrecerle 500.000 euros y beneficios penitenciarios. "En esta aproximación, en la que me ofrecen esa cantidad, en gesto de buena voluntad yo le doy una nota a ese interno diciendo que destruya esa documentación", relata. Sin embargo, de acuerdo con el testimonio de Bárcenas ante el juez Manuel García Castellón, el preso al que había hecho el encargo fue detenido durante su permiso y volvió a la cárcel.

"Todo lo que tenía que hacer este señor lo puse en un papel con una letra que no era la mía", precisa, en alusión a la carta manuscrita que ilustra estas líneas, que contenía "las instrucciones" de Bárcenas. Un documento que, según relata, se le localizó a este interno "a los pocos días antes de irse de permiso" durante un cacheo.