El Ayuntamiento de Barcelona ha celebrado este lunes un acto de homenaje a las víctimas del atentado terrorista del 17-A de 2017. Un minuto de silencio y una ofrenda floral en las Ramblas, en línea con el de hace un año, pero este año respetando las medidas de seguridad impuestas por la emergencia sanitaria del coronavirus, con todos los asistentes protegidos con mascarillas.

Al acto, sencillo y sobrio que apenas ha durado 10 minutos, han asistido, entre otras autoridades, miembros del Gobierno y el presidente catalán, Quim Torra.

Tras la celebración del homenaje víctimas y familiares de víctimas han roto el silencio para pedir indemnizaciones justas y saber la verdad

El atentado terrorista que hace tres años sufrió esta ciudad, donde más de una decena de personas fallecieron al ser atropelladas por una furgoneta y más de un centenar resultaron heridas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha recordado en un mensaje en sus redes sociales a las víctimas. " Tres años de los atentados de Barcelona y Cambrils. Frente a la barbarie terrorista, unidad" ha señalado en un texto en el que ha mandado su afecto a las víctimas y familias: " Nuestro recuerdo a las víctimas y todo el apoyo y solidaridad a sus familias. Siempre permanecerán en nuestra memoria", ha concluído.

 

El homenaje también ha contado con la presencia de la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet; del ministro de Sanidad, Salvador Illa; de la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, así como del presidente del Parlament, Roger Torrent; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès; los consellers Meritxell Budó, Miquel Buch y Esther Capella,

Algunas asociaciones de víctimas han acudido a este homenaje pero no lo han hecho la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas y la Plataforma 17A, que se han desmarcado de este acto promovido por el ayuntamiento.

Inicialmente habían anunciado otro acto por la tarde en recuerdo de las víctimas pero finalmente no tendrá lugar por la recomendación sanitaria contra la Covid-19 de no celebrar reuniones de más de diez personas.