El coronavirus ha disparado la demanda de incineraciones en Barcelona, donde el servicio podría entrar en "colapso" este mismo miércoles. Así lo ha advertido el concejal y presidente de Cementerios de Barcelona, Eloi Badia, que ha precisado que ha habido un aumento "muy importante" de las peticiones de cremación.

"Antes de la crisis del COVID-19, las inhumaciones representaban el 46% y las cremaciones el 54%. Ahora tenemos picos del 78% de cremaciones. No podemos dar servicio a todos", ha aseverado.

Ante esta situación, se propondrá a las familias que entierren provisionalmente a sus difuntos durante dos años para después proceder a su exhumación y posterior incineración sin coste adicional.

"Algunas familias podrán solicitar entierro temporal y al cabo de dos años se podrá hacer esa incineración de forma gratuita", ha indicado Badia, que ha precisado que en la Ciudad Condal se están produciendo unos 200 servicios funerarios al día, correspondientes también a fallecimientos en otros municipios del área metropolitana.

La ciudad, ha explicado, está preparada para asumir 80 cremaciones y 150 entierros al día, pero las peticiones de incineración han aumentado hasta las 150 diarias a raíz de la crisis sanitaria.