Baleares no exigirá desde el próximo domingo ningún test contra el COVID-19 a los españoles vacunados que entren en el archipiélago a través de sus puertos y aeropuertos. Asimismo, también están exentos de pruebas PCR aquellos ciudadanos cuyo origen sean las comunidades autónomas con una incidencia menor a los 60 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Así lo ha anunciado la presidenta autonómica, Francina Armengol, en su intervención en la feria de turismo Fitur de este miércoles, que han inaugurado los reyes. No obstante, los españoles vacunados tendrán que haber recibido, al menos, la primera dosis 15 días antes de su llegada a las islas, para poder entrar sin necesidad de presentar una prueba, ha detallado la dirigente.

Tampoco tendrán que presentar test negativos en puertos y aeropuertos los ciudadanos que provengan de comunidades donde la incidencia de los casos por cada 100.000 habitantes se sitúe por debajo de los 60 casos en 14 días, aunque no estén vacunados.

Hasta el momento, cualquier pasajero residente en otra comunidad debía llevar consigo una PCR negativa para entrar en el archipiélago. Con este cambio de planteamiento, los viajeros nacionales no vacunados solo tendrán que presentar un test de antígenos negativo y no una PCR.