Toque de queda nocturno y limitación de las reuniones a cinco personas. Son las dos medidas que está estudiando el Gobierno balear para controlar la expansión del coronavirus en las zonas con mayor incidencia.

Así lo ha anunciado la presidenta de Baleares, Francina Armengol, en una entrevista en 'Cadena Ser', en la que ha indicado que necesitan "controlar las aglomeraciones y se trabajará según la incidencia de barriadas y municipios y la situación social". "Estamos trabajando en un acuerdo que aprobaremos en el consejo de Gobierno este lunes y permitimos a la consejería de Salud que haga las restricciones" que sean necesarias, ha apuntado.

"Tenemos una ola de contagios con transmisión comunitaria y estamos actuando con medidas preventivas muy contundentes. También pedimos mayor control a la Policía para que nos ayude a controlar la situación", ha añadido al respecto.

Tenemos una ola de contagios con transmisión comunitaria y estamos actuando con medidas preventivas muy contundentes"

Francina Armengol

Armengol también ha explicado que el Ejecutivo regional ha acondicionado un espacio hotelero para las personas que no puedan guardar el aislamiento en su domicilio si se contagian o han tenido un contacto estrecho con un positivo.

En este sentido, ha recordado que en ambos casos se debe guardar una cuarentena de, al menos, 15 días. Para comprobar que esto se cumple, un equipo de profesionales se desplazará de domicilio en domicilio.

Asimismo, el Gobierno balear, que ya cuenta con 240 rastreadores, ha solicitado 100 militares para que cumplan esa función al Ministerio de Defensa. "Estamos buscando todos los casos asintomáticos y los leves, que eso no se hacía en la primera ola", ha señalado.