Una danza regional sobre un altar. Es la imagen que ha sembrado la discordia entre el Gobierno de La Rioja y la Iglesia, que ha pedido eliminarla de un vídeo publicitario para promocionar el turismo en la región. El Ejecutivo autonómico, sin embargo, se niega.

La campaña, titulada 'Eso que sientes es La Rioja', se presentó el pasado jueves y ha suscitado controversia porque muestra a dos bailarines danzando sobre el altar de un templo parroquial, tal y como puede verse a partir del segundo 00:06 del vídeo unas líneas más abajo.

Una imagen cuya retirada ha pedido la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, argumentando en un comunicado que "resulta ofensivo para nuestra religión católica". "Pedimos a la autoridad competente del Gobierno de La Rioja la eliminación de esas imágenes que no se corresponden con el respeto que caracteriza al pueblo riojano", agregaba la nota, que achacaba el "lamentable incidente" a un incumplimiento de su protocolo.

Sin embargo, el Gobierno de La Rioja ha acordado mantener la imagen en el spot. Así lo ha indicado este martes la presidenta riojana, Concha Andreu, que ha añadido ante la prensa que este audiovisual de la campaña turística se potenciará más: "No se va cambiar nada del vídeo, sino que lo vamos a potenciar más", ha recalcado.

Andreu ha asegurado que habló con el obispo de la Diócesis riojana, Santos Montoya, que le dijo que "no había más, que sencillamente había que seguir un protocolo, pero que adelante". En esa misma conversación con el obispo, ha apuntado, este le transmitió que "entendía la libertad artística". "La tradición es fruto de toda la formación religiosa, que se manifiesta en esa imagen. No hay más que decir", ha puntualizado la presidenta autonómica.

Las imágenes se grabaron el pasado mes de agosto en la iglesia de La Unión, situada a unos 15 kilómetros de Logroño, y refleja a dos danzadores con traje regional mientras bailan sobre el altar. La grabación contó con la autorización del párroco, quien al parecer, según recoge la agencia Efe, desconocía que existía un protocolo por parte del Obispado.

Una polémica que recuerda -en parte- a la protagonizada hace unos meses por Nathy Peluso y C. Tangana por la grabación del videoclip de 'Ateo' en la catedral de Toledo, que acabó con la dimisión del deán y la celebración de actos de reparación en el templo.