"Hago una llamada desde mi autoridad moral, mi historia, la que se me reconozca, desde mis años y mi experiencia como presidente, apelo a la responsabilidad del votante de centro derecha para que vote al PP y nada más que al PP", ha afirmado el expresidente del Gobierno, José María Aznar.

Así, ha advertido de que la fragmentación en este espacio "divide" y pone en peligro el resultado electoral, y ha incidido en que "cuando se hacen algunas propuestas hay que mirar bien lo que se dice" y "no se trata de repartir armas a nadie, se trata de juntar votos en favor de España".

El expresidente, que ha presumido de su fama de "hablar con claridad", ha asegurado que a él, que ha sido "en gran medida protagonista de la historia" mirándole a la cara nadie le puede hablar de una "derechita cobarde" porque no le aguantaría la mirada".

Santiago Abascal le ha contestado en Twitter; también la dirigente de Vox Rocio Monasterio, que ha presentado a Pablo Casado como un líder débil que necesita "protección".

 

 

El líder del PP, Pablo Casado, ha salido en defensa de Aznar y ha considerado una "falta de respeto" hacia el expresidente del Gobierno que el dirigente de Vox le considere "derechita cobarde" cuando ETA voló su coche con una bomba e intentó matarle dos veces más.

Ha explicado que las víctimas del terrorismo se sentirán "aún más ofendidas" que él cuando tachan de "cobardes" a los miembros del PP. Y ha explicado que su partido es también el de Gregorio Ordóñez, José María Martín Carpena, Alberto Jiménez-Becerril o Manuel Giménez Abad, todos ellos muertos a manos de ETA. Tras recordar que ETA voló el coche oficial en que viajaba José María Aznar en un atentado cometido en 1995 y que los etarras estuvieron "a punto" de derribar su avión en el País Vasco en dos ataques frustrados con lanzamisiles ha asegurado que no conoce "a ningún valiente que presuma de serlo".

Aznar ha reconocido que en el momento actual el espacio del centro a la izquierda política tiene una ventaja, que es que "se está concentrando su voto en el PSOE mientras los podemitas chavistas se van derrumbando", mientras en el centro derecha "lo que antes era uno son tres".

Ha advertido de que "cuando uno va unido a las elecciones tiene muchísimas posibilidades de ganarlas, cuando uno va dividido tiene muchísimas posibilidades de perderlas".

"O concentramos el esfuerzo y los votos en el PP o corremos el riesgo no solamente de no ganar las elecciones, sino de que se nos vayan la Transición, la Constitución y la continuidad histórica de España especialmente", ha alertado.