Isabel Díaz Ayuso ha despedido el 2021 con un discurso en el que ha vuelto a esgrimir la consigna de "libertad" que ha enarbolado durante el último año y en el que ha reivindicado su gestión de la pandemia contraria a los cierres, afirmando que las medidas de su Gobierno "han servido de modelo dentro y fuera de España".

"Se habla de Madrid en el mundo y se habla bien", ha asegurado la presidenta madrileña, que sostiene que "empresas, inversores y visitantes" miran a la región "como ejemplo de actitud ante la adversidad".

"La vitalidad de las calles revela que, en medio de todo, la libertad y la responsabilidad como modelo se corresponden con nuestra forma de ser", ha defendido Ayuso, que ha agregado: "Ante la pregunta de '¿libertad para qué?', los españoles lo tenemos claro: para vivir".

"Algunos nos quieren dependientes, tristes y quejumbrosos", ha continuado la dirigente popular, que insistía: "No queremos depender de nadie, sino ser motor de nuestras vidas y de la nación, ejemplo para Europa y el mundo".

Reconocimiento a los sanitarios tras la polémica

Durante su intervención desde la sede de su Ejecutivo en madrileña Puerta del Sol -que este año ha vuelto a acoger una multitudinaria celebración de las uvas a pesar de las cifras récord de contagios-, Ayuso ha enviado un mensaje a los sanitarios, que llega tras el enfado del colectivo por las palabras de la presidenta en las que responsabilizaba a los profesionales del colapso en los centros de salud.

Así, la líder del Ejecutivo madrileño ha querido recordar "de entre todos los que han trabajado y trabajan por el bien común, a los sanitarios, especialmente a los que están en primera línea, estos días en Urgencias y en la Atención Primaria". "Sin ellos, ¿dónde estaríamos?", ha añadido.

Mensaje de unidad

Un discurso en el que Ayuso también ha reivindicado medidas de su Ejecutivo como las ayudas a madres jóvenes o "la mayor rebaja fiscal de nuestra historia", y en el que, tras un año marcado por la tensión en la Asamblea de Madrid y la confrontación con el Gobierno central, así como la lucha interna con Génova dentro de su propio partido, ha afirmado que "el desacuerdo no debería degenerar en polarización": "El único enemigo estos largos meses ha sido el virus y así debe seguir siendo", ha sentenciado.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, que también ha recordado su victoria electoral del pasado mes de mayo, además ha prometido seguir defendiendo "la unidad de España", así como "la Constitución y la Corona" y ha concluido con un llamamiento a seguir "trabajando unidos".