La sesión del control al Gobierno de la Comunidad de Madrid se ha centrado en la gestión de la crisis del coronavirus, pero también ha tenido cabida la polémica por el apartahotel de lujo en el que se ha instalado la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, durante este tiempo.

Ayuso se ha defendido de las críticas de la oposición asegurando que no va a resolver "los asuntos de los madrileños sobre el comedor donde ceno todos los días" y ha afirmado que mientras esté en el cargo trabajará "en un sitio con unas banderas y en un sitio digno, por ejemplo con la foto del rey y en un sitio que sea institucional".

Así ha contestado a la pregunta que le ha formulado en el pleno de la Asamblea el portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, al que ha dicho que esa fue la que le pareció la "mejor" opción para "no molestar" a sus vecinos ni a su equipo. "Estando yo contagiada no podía ni bajar al 'súper'", ha insistido Ayuso, quien ha alegado que era conveniente confinarse en un lugar donde "un familiar" pudiera ayudarla a comer.

[[DEST:"Gómez Perpinyà, a Ayuso: "Se le está poniendo cara de Cristina Cifuentes"]]

Gómez Perpinyà le ha dicho a Ayuso que "se le está poniendo cara de Cristina Cifuentes", la expresidenta por cuyos escándalos "la Comunidad de Madrid ya pasó por un enorme bochorno", y ha lamentado la "sensación de mentira constante" transmitida por el Gobierno al dar explicaciones sobre el alojamiento de la presidenta.

En esta línea, ha acusado a Ayuso de no estar "haciendo sus deberes para cambiar de fase", al estar "preocupada de apagar los incendios" que ella misma "ha provocado", y ha advertido de que, cuanto más se retrase el final de la crisis sanitaria, más se tardará en "salir del hoyo económico".

Comparación con otros presidentes

Por su parte, Ayuso ha sostenido que "cualquier presidente autonómico" en su situación "habría hecho algo similar" y ha apuntado que el presidente catalán, Quim Torra, "ha estado en unas dependencias que ha puesto la 'Generalidad' a su disposición mientras pasaba la cuarentena", y ha agregado: "Yo no sé por qué tendría que ser tratada de manera distinta".

Ayuso ha acusado a la izquierda de intentar "desmontar" el "relato" de su gestión con críticas a su alojamiento o al "envasado de las bolsitas" de las mascarillas que desde esta semana reparte gratuitamente la Comunidad de Madrid y ha aprovechado para cargar contra los "liberados sindicales" del sector sanitario que están "en casita y propagándose por los medios de comunicación para poner a parir este Gobierno".

Por último, Ayuso ha dicho que "lo único raro" en la polémica por su apartahotel fue la publicación por error en el Portal de Contratación de la Comunidad de un contrato adjudicado a Room Mate, que luego fue "descolgado a unas horas extrañas", y sobre la cual ha anunciado una investigación interna.