Nuevos e importantes cambios en el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso, en medio del pulso que Madrid mantiene con Sanidad por las restricciones frente al coronavirus, que afectan a la capital y otros nueve municipios de la región, y de una gran tensión con Ciudadanos, su socio de gobierno.

La hasta ahora viceconsejera de Asistencia Sanitaria, Ana Dávila, ha solicitado voluntariamente su cese este miércoles, según apuntan a laSexta. Una salida que llega tan solo días después de que Alberto Reyero, consejero de Políticas Sociales, de Ciudadanos, presentase su dimisión, y el mismo día en que tomaba posesión su sucesor, Javier Luengo.

La presidenta madrileña ha sustituido a Dávila por Juan González Armengol, hasta ahora jefe de Urgencias del Hospital Clínico San Carlos, que queda así al frente del departamento que dirige el Servicio Madrileño de Salud.

Además, Ayuso ha nombrado como nueva viceconsejera de Organización Educativa a Nadia Álvarez Padilla, que deja la Dirección General de Administración Local y sustituye en el cargo a Pilar Ponce, que pasa a ser presidenta del Consejo Escolar.

Tensión interna mientras Vox apremia a convocar elecciones

Cambios muy relevantes en Sanidad y Educación, dos áreas clave para la gestión de la pandemia, que llegan en un momento crítico para el Ejecutivo autonómico, en guerra abierta con el Gobierno por las cifras de contagios y las medidas restrictivas, y a la vez sumido en una crisis de la coalición PP-Cs.

En este sentido, el pasado viernes dimitía el consejero de la formación naranja Alberto Reyero -que ya se enfrentó con sus socios de gobierno por la gestión de las residencias durante la primera ola-, el mismo día en que entraba en vigor el confinamiento perimetral en una decena de municipios.

Ello, con el vicepresidente Ignacio Aguado desmarcándose del recurso presentado por la Comunidad para suspender las restricciones sanitarias y mientras Vox presiona a Ayuso para convocar elecciones.

A este respecto, Rocío Monasterio instó este martes a Ayuso a rodearse de "socios fiables", mientras Iván Espinosa de los Monteros insistía en el Congreso en que esta es la mejor opción "en defensa" de la Comunidad de Madrid, "ante los ataques del Gobierno central" y con una coalición que "parece frágil", en la que -dijo- parece que "el PSOE tiene infiltrados".