Madrid pide al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que las comunidades autónomas puedan confinar "por días", de cara, especialmente, a este puente de Todos los Santos. Se trata de una "solución intermedia" que ha planteado Isabel Díaz Ayuso por el compromiso que ha adoptado con Castilla y León y Castilla-La Mancha: "Soy consciente de que va a haber muchos desplazamientos y tengo un compromiso".

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha defendido que "los datos son buenos" aunque "no estamos relajados y somos conscientes de que el contagio tiene que seguir bajando". Fuentes de la Comunidad de Madrid a laSexta han asegurado que si no es posible hacerlo por días, la región no cerrará. Según ha concretado la presidenta regional, el estado de alarma solo plantea el cierre perimetral por un periodo mínimo de siete días.

En cambio, Castilla-La Mancha y Castilla y León sí han optado finalmente por sumarse al cierre perimetral de cara al puente festivo del 1 de noviembre. Una medida que ya han adoptado siete comunidades autónomas (Asturias, Andalucía, Murcia, Navarra, País Vasco, La Rioja y Aragón) para contener la movilidad durante esos días, propicios para una escapada, y evitar así más contagios de COVID-19. La medida se alargará hasta el 9 de noviembre en el caso de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Los presidentes de las tres regiones vecinas se han reunido en Ávila, junto con los consejeros de Sanidad y sus respectivos equipos, para valorar conjuntamente decretar confinamientos perimetrales. La propuesta inicial ha llegado de la mano de Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, que ha pedido que el cierre perimetral de 14 días fuese coordinado.

Tras la reunión, García-Page ha puesto en valor la "facilidad para entenderse" de los tres presidentes y ha dicho que prefiere pecar de "prudente" y tomar medidas estrictas que de no hacerlo. Además, ha advertido que el cierre perimetral durará "hasta el día que permite el estado de alarma", y que si este se prorrogase, entonces el cierre duraría 14 días.

Ayuso defiende los confinamientos por zonas sanitarias

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, llegaba a la reunión con otra idea, señalando que "tal y como está el virus" la Comunidad podría seguir abierta. La posición del vicepresidente de la región, Ignacio Aguado, era radicalmente contraria, pidiendo abiertamente el cierre.

Tras la reunión, Ayuso ha defendido de nuevo el 'plan de Madrid' para contener la pandemia, sobre todo los cierres por zonas básicas de salud que están vigentes. Por el contrario, tal y como ha comunicado a Sánchez, no son favorables de las limitaciones de entrada y salida de carácter perimetral porque no han encontrado "informes que avalen la eficacia epidemiológica" de este tipo de medidas.

"Madrid es acogedora y solidaria y ha sido tratada como apestada, fomentando la 'madrileñofobia'. Nosotros hemos sufrido de manera arrolladora el cierre de Madrid sin ningún tipo de diálogo", ha criticado también en rueda de prensa.

Castilla y León recomienda un "autoconfinamiento inteligente"

Alfonso Fernández Mañueco, presidente de la Junta de Castilla y León, ha defendido que "sería un error" tomar esa decisión "a espaldas de Madrid". "Estamos trabajando con un objetivo claro. El virus no entiende de fronteras ni de colores políticos, queremos apostar por sumar y proteger a las personas", ha recalcado, valorando positivamente el encuentro entre autonomías.

Además, Mañueco ha recomendado a la población de su región "un autoconfinamiento inteligente: salir solo lo imprescindible de casa, moverse para las necesidades básicas".

La carta enviada por Ayuso a Sánchez