Una visita familiar cualquiera, pero donde no se ventilan correctamente las estancias. Otra comida familiar con varias generaciones alrededor de la misma mesa. En la primera escena, una mujer acaba al borde de la muerte por no airear las habitaciones, una de las claves en la lucha contra el coronavirus. En la segunda, una nieta anuncia que acaba de contagiar a su abuela y que están a punto de enterrarla.

Así es la campaña audiovisual que ha presentado esta mañana la Comunidad de Madrid con el objetivo de concienciar a la población, especialmente a los más jóvenes, para que limiten el número de personas que acuden a las quedadas, disuadir a la gente de que incumplen las cuarentenas y también fomentar la ventilación en los espacios cerrados.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, ha presentado unos "anuncios duros", con un lenguaje crudo y que muestra sin ambages las consecuencias de la enfermedad. "Esta campaña va dirigida a los jóvenes porque son el mayor grupo de contagio", ha explicado Ayuso. "Deben entender que lo tienen que hacer por ellos, por su empleo, formación... por eso apelamos a la responsabilidad de todos y a la juventud madrileña para que sean aliados contra el virus", ha afirmado.

 

No elegir entre salud y economía

La presidenta ha insistido en la necesidad de "convivir con el virus" sin "elegir entre salud y economía". En este sentido, Ayuso ha agradecido el "esfuerzo a los comerciantes, quienes trabajan de cara al público, a los mayores" y ha asegurado que "no podemos permitirnos un nuevo confinamiento, no podemos volver atrás; los confinamientos deben ser la última opción".

Poco después su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha mostrado optimismo por la "tendencia descendente" de los datos de la pandemia en la Comunidad, con casi dos meses de descenso en la Incidencia Acumulada y también caída en las hospitalizaciones.

"La contundencia de esta campaña que nace para salvar vida y minimizar lo máximo los efectos del COVID-19 en nuestra región. La lucha de la pandemia no es cosa de otros, sino de cada unos", ha asegurado Escudero.