Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha acudido junto con el delegado del gobierno, José Manuel Franco, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, a una misa celebrada en la catedral de La Almudena en honor a los enfermos y fallecidos por coronavirus. Los asistentes han guardado en todo momento la distancia de seguridad.

Durante la ceremonia se ha podido ver a Ayuso visiblemente emocionada, no ha podido contener las lágrimas y ha comenzado a llorar. La presidenta autonómica ha señalado que ha acudido al acto para acompañar a las familias "en el dolor de un momento tan difícil y en unas circunstancias tan traumáticas en las que muchas personas ni siquiera se han podido despedir de sus seres queridos con normalidad".

"Aunque lo veáis así, La Almudena no está vacía. [...] Saldremos, Madrid", escribía también Martínez-Almeida en sus redes sociales.

 

La presencia de la presidenta regional a la misa no ha estado exenta de polémica pues ha abandonado la séptima videoconferencia que ha celebrado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los presidentes autonómicos para abordar la evolución de la crisis del coronavirus. Díaz Ayuso solicitó días antes por escrito poder intervenir al principio de la Conferencia de Presidentes para después poder acudir al evento religioso.

El pasado 12 de abril, Ayuso se incorporó con dos horas de retraso a la videoconferencia por recibir presencialmente en Barajas a un avión con 113 toneladas de material sanitario.