José Luis Huerta, empresario implicado en la trama Púnica, admitió ante el juez que llegó a financiar eventos del PP y actos particulares de varios alcaldes en Madrid. Según los audios publicados por la Cadena Ser, Huerta llegó a organizar la comunión de la hija de Granados en 2008. Un evento que le costó 48.000 euros.

  • Huerta: "Una fiesta a la que asistió Esperanza Aguirre, por cierto"
  • Fiscal: "Una fiesta. ¿Esta es la que tenía un valor de 48.000 o cuarenta y pico mil euros?"
  • Huerta: "Sí, efectivamente"
  • Fiscal: "¿Pero alguna vez tuvo alguna conversación con él, de pues mira me tienes que dar tanto, esto es tanto?"
  • Huerta: "'No te la pago', me dijo"
  • Fiscal: "¿No te la pago porque ya te he dado otra cosa? ¿En esos términos?"
  • Huerta: "No recuerdo la conversación, pero 'esta la pagas tú'"

La mujer de Granados, según este empresario, lejos de preocuparse por el dinero lo que pedía era calidad, jamón del bueno.

  • Fiscal: "¿A ella le daba lo mismo que fuera paleta o jamón o cómo fue eso?"
  • Huerta: "No, no... Ella quería calidad"

Una práctica, que a tenor de lo que declaró Huerta, era bastante extendida. En otros municipios, los alcaldes del PP le pedían organizar comuniones, paellas, actos varios y hasta karaokes, por la cara.

  • Huerta: "Era yo el que hacía las fiestas. Pensaban que ganabas el oro y el moro y estabas obligado a ponerles un karaoke... Pero con toda su cara, vamos"

Cuatro horas de declaración en las que José Luis Huerta reconoció que, para cobrarse esos trabajos, infló el precio de facturas de ayuntamientos, con el visto bueno de los alcaldes.