La Audiencia Provincial de Navarra se alinea con la tesis de la Fiscalía General del Estado con respecto a la aplicación de la Ley del 'solo sí es sí'. Dicho tribunal ha acordado revisar solo las penas máximas que excedan las horquillas del nuevo Código Penal, pero no rebajará las mínimas si todavía están vigentes. Así, se convierte en la primera Audiencia Provincial en defender este criterio.

Las dos secciones penales de la Audiencia se reunieron el pasado jueves para establecer sus criterios de revisión, a la espera de que se pronuncie el Tribunal Supremo. Concluyeron que se procederá a la revisión de las condenas cuando la pena que fue impuesta en su momento resulte superior que la pena máxima contemplada por la nueva ley. Sin embargo, establecieron que no se revisará la pena en aquellos casos en que también fuera imponible con arreglo al nuevo marco legal.

Una decena de Audiencias se pronuncian

La de Navarra se desmarca así del resto de Audiencias Provinciales que se han pronunciado hasta ahora sobre esta cuestión. Seis de ellas, incluidas las de Madrid, Málaga y Alicante, han fijado criterio a favor de rebajar las condenas mínimas con retroactividad penal a favor del reo. Otras, como las de Granada y Las Palmas, se han mantenido en una posición más ambigua. La de Asturias, por su parte, también se ha reunido, pero no especifica ningún criterio a seguir salvo el de no revisar las penas suspendidas.

En cualquier caso, la revisión de penas a condenados por delitos sexuales dejan ya al menos 10 excarcelaciones y 38 rebajas de condenas en toda España desde la publicación de la Ley de Libertad Sexual en el BOE. Entretanto, hay centenares de sentencias revisándose, 176 solo en Madrid y otro centenar en las tres Audiencias Provinciales de la Comunitat Valenciana.

El tribunal que juzgó el caso de 'La Manada'

La Audiencia Provincial de Navarra fue el primer tribunal que juzgó el caso de 'La Manada'. Condenó a los autores de la violación grupal a nueve años de cárcel, por abuso en vez de agresión sexual, una sentencia que generó una oleada de indignación y protestas y que posteriormente el Supremo elevaría a 15 años de prisión, esta vez sí, por agresión.

Precisamente, corresponde a la Audiencia de Navarra resolver el recurso de uno de los condenados, Ángel Boza, que ya ha solicitado la rebaja de su condena.