La sede central de Ciudadanos en Barcelona, situada en la calle Balmes, ha amanecido con la fachada manchada de pintura amarilla.

Así lo ha denunciado la número cinco por Barcelona de la candidatura naranja en las elecciones al Congreso, Carina Mejías, que ha censurado estos "ataques" propios de actitudes "totalitarias" y ha dicho que, aunque les intenten "atacar, coaccionar o intimidar", a los miembros de Ciudadanos nadie les va a "callar".

 

Mejías ha publicado en su cuenta de Twitter un mensaje de condena a este incidente, en el que ha adjuntado dos imágenes de la sede con dos manchas de pintura amarilla en los cristales de la fachada.

También la sede del PSC, en la calle Pallars de Barcelona, ha amanecido con pintadas en las que, con letras amarillas, se reprocha a los socialistas la quema de un muñeco que representaba a Puigdemont en Coripe (Sevilla).