"Pedro Presidente". Un grupo numeroso de militantes del PSOE gritaba a pleno pulmón estas dos palabras aquel 21 de mayo de 2017 en la sede de la calle Ferraz. Pedro Sánchez se convertía de nuevo en el secretario general del PSOE en una primarias históricas.

Y lo hacía ocho meses después de dimitir en su cargo, cuando aceptó que los miembros del comité federal votaran su propuesta de celebrar unas primarias para elegir al secretario general. Derrotado por 132 votos en contra y 107 a favor, se alejó y la formación quedo en manos de una gestora hasta el próximo congreso. El de junio del 2017 cuando tras hacerse con más del 50% de los votos - frente a la candidatura de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el exlehendakari Patxi López - fue proclamado secretario general del PSOE.

Un año más tarde comenzó su camino hacia la presidencia con la moción de censura, presentada tras la histórica sentencia del caso Gürtel, sacó de La Moncloa a Mariano Rajoy. "Suerte a todos ustedes por el bien de España", señaló aquel 1 de junio de 2018 el dirigente del Partido Popular. La corrupción y la crisis en Cataluña estaban entonces a la orden del día. En este contexto, Sánchez prometió regeneración democrática, convivencia territorial y estabilidad presupuestaria. Fue esta última la que le embarcó en unas elecciones en 2019, cuando algunos de sus socios rechazaron sus presupuestos en 2019.

Este mismo año, Sánchez se enfrentó a dos comicios con siete meses de diferencia, pues, a pesar de conseguir la victoria en el primero de ellos, el dirigente buscaba un Gobierno socialista. Esto le obligó a aceptar, tras dos días de negociación, a Podemos como socio de Gobierno. Así se formó el primer gobierno de coalición de la democracia. Desde entonces, el ejecutivo ha tenido que hacer frente a una pandemia, un volcán y una guerra en Ucrania.

De la gestión de la pandemia a la erupción del volcán

El avance del coronavirus llevó el estado alarma al Pleno del Congreso . El primero se aprobó el 14 de marzo de 2020. Luego hubieron seis votaciones de prórroga. La quinta de ellas fue la más difícil para el Ejecutivo de Sánchez. Solo contó con el apoyo de Ciudadanos y de algunos de sus socios de investidura, como PNV, Más País, PRC o Teruel Existe. Frente a los 177 síes que consiguió sacar, se registraron 162 noes; los del PP, Vox, ERC, Compromís, PDeCAT, JxCAT y La Cup. El fin del estado de alarma, el 9 de mayo de 2021, dio paso al inicio de la vacunación en España el 27 de diciembre de 2021. Un logro que para Sánchez es "una lección de nuestro mejor patriotismo".

Nueve meses más tarde, un volcán ponía a prueba la gestión del ejecutivo de nuevo. El volcán Cumbre Vieja de La Palma (Atlántico) estuvo expulsando lava, cenizas y gases sobre el sur de la isla durante 85 días. Un período de tiempo que dejó dibujó las cifras de la catástrofe: 1.576 edificaciones destruías- 2.988 según las estimaciones del sistema de satélites europeos Copernicus-, 370 hectáreas de cultivo arrasadas y 73,8 kilómetros de carreteras destrozados.

La erupción obligó a llevar a cabo diez evacuaciones, con 7.000 personas afectadas, seis confinamientos y en el aeropuerto de la isla fueron canceladas 500 operaciones por la presencia de ceniza. Ante esto, el ejecutivo anunció la puesta en marcha de dos planes. El último de ellos en diciembre con el objetivo de relanzar la economía de la isla, ampliar las ayudas existentes. Así, señaló que de duplicarían las ayudas en materia de vivienda -desde los 30.000 a los 60.000 euros- y se dedicarían 17,5 millones de euros para las pequeñas y medianas empresas y el relanzamiento del sector turístico.

Sánchez y la guerra en Ucrania

El Plan de ayuda a la Palma no es el único que ha sacado adelante el ejecutivo en los últimos meses, la guerra en Ucrania ha obligado al ejecutivo a lanzar un plan de choque de 12 medidas para paliar los efectos del conflicto en España. En total, 6.000 millones de euros para ayudas directas y rebajas de impuestos y 10.000 millones para financiar proyectos mediante créditos ICO.

Más allá del plan, que se extenderá desde el 1 de abril hasta el 30 de junio, el presidente ha viajado también al país en guerra para encontrarse con su presidente, Volodímir Zelenski. El pasado 21 de abril aterrizaba en Kiev para anunciar la llegada de 200 toneladas de equipo militar, junto con 30 camiones y 10 vehículos de menor tamaño. Sánchez prometió entonces que España seguiría ayudando a Ucrania e hizo hincapié en cubrir la necesidad de los menores de edad.

A pesar de todas las situaciones inéditas a las que ha tenido que hacer frente Pedro Sánchez, tiene una cosa clara: quiere agotar la legislatura. Así lo aseguró en Al Rojo Vivo el pasado 14 de marzo, como se puede ver en el siguiente vídeo.